Abuelita vuelve a desconectar el respirador de la paciente

Un inusual inconveniente casi termina en tragedia en un hospital de Alemania luego que se diera a conocer que una mujer de la tercera edad habría desconectado el respirador artificial de su compañera de habitación tras asegurar que el ruido que generaba el aparato la incomodaba.

La protagonista de la historia es una mujer de 72 años de edad que confesó haber tomado la peligrosa decisión de apagar el soporte vital de otra mujer debido al ruido que hacía. Sin embargo, tal parece que no llegó a dimensionar el gran riesgo en que puso a la paciente y que la historia pudo haber terminado en una absurda tragedia.

La abuelita aseguró estar cansada del ruido que provocaba el respirador artificial por lo que decidió levantarse de la cama en la que se encontraba internada y procedió a desconectar a la otra paciente de 79 años. Sin embargo, y afortunadamente, los médicos que se encontraban en aquel momento se dieron cuenta a tiempo y el personal reconectó a la mujer casi de manera inmediata, por lo que el asunto no escaló a mayores consecuencias.  

Una vez que el personal médico pudo reaccionar de manera oportuna procedió a advertir a la abuelita que el aparato era vital para su compañera de cuarto y lo que acababa de hacer había puesto en riesgo su vida. Luego de la llamada de atención, la mujer inconforme volvió a realizar la misma acción solo tiempo después, por lo que de nueva cuenta desconectó el respirador artificial de la otra abuelita de 79 años.

Tras repetirse la historia, otra vez el personal de hospital tuvo que reanimar de emergencia a la mujer, que a su vez salvó de nuevo su vida . “En primer lugar, se dice que la mujer de 72 años apagó el dispositivo en un momento no especificado antes de las 8:00 p. m. después de sentirse molesta por el ruido proveniente del dispositivo de oxígeno. Aunque el personal del hospital informó a la sospechosa que el suministro de oxígeno era una medida vital, se dice que apagó el dispositivo nuevamente alrededor de las 9:00 p. m.”, declararon las autoridades a la prensa.

Tras repetirse el “incidente”, la mujer de 72 años tuvo que ser trasladada a otro sector del centro médico, ubicado en la ciudad de Mannheimm, Alemania para seguir recibiendo su tratamiento. Sin embargo, una vez recuperada, las autoridades alemanas abrieron en su contra una causa judicial por “intento de homicidio.

FUENTE: Heraldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *