Sale de Kabul el último avión de Estados Unidos, confirma el Pentágono

El último soldado estadounidense ha salido de Afganistán, anunció el Pentágono este lunes, dejando el país en manos de los talibanes, sus enemigos de 20 años, al final de la guerra más larga de la historia de Estados Unidos.El último avión C-17 despegó del aeropuerto de Kabul el 30 de agosto”a las 7:29 pm GMT (2:29 pm Hora de la Ciudad de México), declaró el general Kenneth McKenzie en una conferencia de prensa.
“Aunque se completó la evacuación militar, continúa la misión diplomática para asegurar más ciudadanos estadounidenses y afganos elegibles que quieran irse” agregó el jefe del Comando Central de Estados Unidos a cargo de Afganistán.

“Desde el 14 de agosto, durante un período de 18 días, aviones de Estados Unidos y sus aliados han evacuado a más de 123,000 civiles del Aeropuerto Internacional Hami Karzai”, dijo también el general McKenzie.

Sin embargo, el general admitió que Estados Unidos no evacuó a tanta gente como quería.

“No evacuamos a todos los que queríamos evacuar”, dijo el general McKenzie, precisando que las evacuaciones se completaron “unas 12 horas” antes de la retirada final, pero que las fuerzas estadounidenses en el terreno estuvieron listas para sacar del país a cualquiera que pudiera haber llegado al aeropuerto “hasta el último minuto”.

Un funcionario de la Casa Blanca informó este lunes de que Estados Unidos había sacado a 1,200 personas de Afganistán en las últimas 24 horas; una cifra mucho menor a la de 2,900 del domingo y 6,800, del sábado.

En concreto, 26 aviones de Estados Unidos evacuaron a 1,200 personas y dos aeronaves de la coalición sacaron de Afganistán a otras 50, indicó el funcionario.

El embajador en funciones de Estados Unidos en Afganistán, Ross Wilson, y un general fueron los últimos estadounidenses en abordar un vuelo de evacuación, según el Pentágono.

“A bordo del último avión estaba el general Chris Donahue”, dijo el general Kenneth McKenzie, comandante del Comando Central de Estados Unidos del que depende Afganistán. “Y lo acompañaba el embajador Ross Wilson”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo este lunes que a partir del 1 de septiembre Estados Unidos no tiene intención de disponer de presencia diplomática permanente en Afganistán.

No obstante, aclaró que Washington tendrá “los medios y mecanismos para tener diplomáticos sobre el terreno” con el fin de continuar la tramitación de los casos de afganos que quieran salir de Afganistán y dirigirse a Estados Unidos.

Psaki agregó que el presidente Joe Biden tiene previsto hablar “en los próximos días” sobre la retirada de Afganistán. En un comunicado enviado más tarde, se confirmó que Biden hablará mañana.

“Mañana (martes) por la tarde, me dirigiré al pueblo estadounidense sobre mi decisión de no extender nuestra presencia en Afganistán más allá del 31 de agosto”, dijo en un comunicado, poco después de que el Pentágono anunciara que el último avión militar estadounidense había salido de Kabul.

 

“Hemos hecho historia”

 

“Hemos hecho historia”, se congratuló el martes un responsable talibán tras el anuncio por Estados Unidos de la retirada de sus últimos soldados del país.

“Hemos hecho historia. Los veinte años de ocupación de Afganistán por Estados Unidos y la OTAN se acabaron esta noche”, declaró Anas Haqqani, responsable del movimiento islamista, en Twitter.

“Estoy muy contento tras 20 años de yihad, sacrificios y dificultades, de tener la satisfacción de ver estos momentos históricos”, agregó.

“Demos gracias a Alá” por esto, agregó. “Todas las tropas estadounidenses salieron de Afganistán, estamos muy contentos. Ustedes pueden escuchar los disparos de celebración”, se congratuló otro portavoz talibán, Bilal Karimi, quien habló con la AFP por teléfono.

Las fuerzas estadounidenses entraron a Afganistán el 7 de octubre de 2001 para sacar del poder a los talibanes, por su rechazo e entregar al jefe de Al Qaeda, Osama Bin Laden, tras los atentados del 11 de septiembre.

Dos décadas más tarde los talibanes se beneficiaron de la retirada progresiva de Estados Unidos en los últimos meses y del derrumbe de las fuerzas de seguridad afganas para entrar a Kabul el 15 de agosto y retomar el poder tras una ofensiva militar rápida anticipada por Washington.

El regreso de los islamistas al poder obligó a los occidentales a evacuar precipitadamente desde el aeropuerto de Kabul a sus ciudadanos y afganos que podían ser objeto de represalias de los talibanes, especialmente por haber trabajado para las fuerzas extranjeras.

Fuente: Expansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *