Los corren de estacionamiento donde vendían galletas para el tratamiento de su hijo

Doña Sayda y su esposo Remigio quienes venden galletas para sacar adelante a su pequeño con discapacidad. Sin embargo, los corrieron de afuera del supermercado donde vendían y ahora se aventuran en medios los coches para conseguir unos pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.