¿Qué son las burbujas sociales y cómo pueden salvar nuestra salud mental?

Una idea que algunas familias están considerando (y que los epidemiólogos de enfermedades infecciosas creen que podría ser una manera inteligente de equilibrar las necesidades de la salud mental con la seguridad física) es crear “núcleos” o “burbujas” de cuarentena, en las que dos o tres familias acuerdan socializar entre sí, pero con nadie más. En una burbuja, las familias pasan el rato juntas, a menudo sin tener en cuenta el distanciamiento social, pero fuera de su núcleo, siguen las reglas de distanciamiento social recomendadas.

Reduce los riesgos si no puedes eliminarlos

Un equipo de cuarentena es un pequeño grupo de gente que forma su propio círculo social para pasar la cuarentena juntos, así como un ejemplo perfecto de estrategia de reducción de riesgos.

La reducción de riesgos es un concepto de salud pública pragmático en el que se reconoce explícitamente que no se pueden eliminar todos los riesgos, así que se fomenta la reducción de riesgos. Los enfoques basados en la reducción de riesgos también tienen en cuenta la convergencia de factores biológicos, psicológicos y sociales que influyen tanto en la salud como en el comportamiento humano. Las burbujas de cuarentena son una forma de limitar el riesgo de transmitir el SARS-CoV-2 y a su vez aumentar las interacciones sociales.

Para hacer una burbuja de cuarentena efectiva, es necesario lo siguiente.

1-. Todas las personas del grupo deben acordar seguir las reglas y ser honestos sobre sus acciones. El comportamiento individual puede poner en riesgo a todo el grupo y la base de una burbuja de cuarentena es la confianza. Los grupos también deben acordar de antemano qué hacer si alguien rompe las reglas o se expone a una persona infectada. Si una persona del grupo empieza a mostrar síntomas, todos deben acordar aislarse en cuarentena durante 14 días.

2.-  Cada miembro del grupo debe decidir cuánto riesgo es aceptable y establecer reglas que reflejen dicha decisión. Por ejemplo, algunas personas pueden sentirse cómodas con la visita de un familiar cercano, pero otras no. En nuestra familia se ha acordado que solamente quedamos con amigos de la familia en exteriores, fuera de casa, y que todos han de llevar puesta la mascarilla en todo momento.

3.-  Los miembros del grupo deben seguir las reglas, cumplir con el distanciamiento físico fuera del equipo de cuarentena y comunicar toda posibilidad de haber estado expuestos al virus.

Además, la comunicación dentro del grupo debe ser continua y dinámica. La situación de la pandemia cambia constantemente y aquello que pueda estar bien un día puede ser demasiado arriesgado para algunos al día siguiente.

Los riesgos de unirse a un equipo de cuarentena

Cualquier incremento en los contactos sociales es inherentemente más arriesgado en la actualidad. En particular, hay dos ideas importantes que una persona debe considerar a la hora de plantearse cuánto riesgo está dispuesta a tomar.

La primera es la propagación asintomática del virus. Los datos actuales sugieren que, en cualquier momento dado, entre el 20% y el 45% de las personas infectadas con coronavirus son asintomáticas o presintomáticas, siendo capaces de transmitir el virus a otras personas. La mejor manera de saber si alguien está infectado o no es someterse a una prueba, por lo que algunas personas podrían considerar la posibilidad de exigir una prueba antes de aceptar unirse a un grupo de cuarentena.

Lo segundo a tener en cuenta es que las consecuencias de contraer el virus no son las mismas para todos. Si tú o alguien con quien convives padece alguna otra enfermedad, como asma, diabetes, enfermedades cardiovasculares o cuenta con un sistema inmunológico débil, es necesario modificar la forma de considerar los riesgos de la pandemia. Las consecuencias de que una persona de riesgo desarrolle la COVID-19 son mucho más graves.

Una de las principales dificultades a las que se enfrentan tanto los científicos como la población en general es la incertidumbre sobre esta pandemia y lo que se avecina. Sin embargo, sí que sabemos algunas cosas. Si las personas se mantienen informadas, son sinceras en sus esfuerzos en cuanto a los equipos de cuarentena y siguen las pautas en cuanto a distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos, los equipos de cuarentena pueden ofrecer una estrategia intermedia sólida y estructurada para contener el riesgo y poder mantener cierta vida social con amigos y familiares. Son cosas de las que todos podríamos beneficiarnos estos días y puede que, de momento, las burbujas de cuarentena sean la mejor forma de salir juntos de esta pandemia.

 

Fuente:Magnet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.