Ante la contingencia, don Mauricio pide “aventones” para poder vender sus paletas

Haciendo frente a la pandemia y contar con unos centavos para su comida diaria, Mauricio Gómez Montejo es un paletero de la tercera edad con 40 años desempeñando este oficio; y que tras la caída de las ventas por la contingencia, ha tenido que trabajar el doble y recorrer más la geografía municipal, llegando incluso por aventones, hasta la comunidad de Puerto Rico, en la Península de
Atasta y poder vender todo su producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *