Ante falta de televisión y computadora, maestra acudirá casa por casa a dar clase

Morelia.- Entre pobreza, desempleo, falta de herramientas tecnológicas, ni televisión, una docente michoacana inicia este ciclo escolar a distancia. Asegura que nada ni nadie la detendrá.

Primero la violencia y la extrema pobreza; ahora, será el coronavirus un problema más al que se enfrentarán la profesora Juana Acosta Cortés y sus alumnos de preescolar.

Para la docente de Tierra Caliente es una tristeza y una frustración, que ocho de los alumnos que tuvo el año pasado, desertaran y no puedan continuar este ciclo escolar.

Recriminó que en el jardín de niños de la comunidad de Rancho Nuevo, municipio de Múgica, donde está asignada desde hace 7 años, no tengan ni un salón de clases.

Mucho menos, lamentó, que sus alumnos tengan los elementos y herramientas indispensables para enfrentar este nuevo inicio de ciclo escolar a distancia.

Juanita Acosta, la docente más reconocida y querida de la región, reveló que de los 11 alumnos que atenderá este ciclo escolar, ocho no tienen ni televisión en las chozas.

“Todos viven en casitas de cartón y son muy muy pobres, así que no sé cómo le voy a hacer, pero no voy a dejar a mis hijos (alumnos), abandonados”, expresó.

“La Chula”, como le llaman de cariño a la profesora de 51 años de edad y 16 de docencia, advierte que irá a cada casa de sus alumnos, para darles la clase.

“Voy a llegar a los niños y trabajar con ellos. Voy a buscar alternativas y de allí me voy a enfocar hacia ellos, para que no se queden sin educación y tengan un aprendizaje mejor, a pesar de esta pandemia que se vive en todo el mundo”, resalta.

Eso sí, aclara, tomará todas las medidas sanitarias que eviten un contagio entre sus niños, todos, de entre 4 y 6 años de edad.

Pero asegura que nada la detendrá para cumplir con su responsabilidad de enseñar y ayudar a la formación de sus pequeños grandes alumnos.

Para la maestra Juanita, “los salones de clases estarán vacíos, pero mi corazón estará lleno de sonrisas”, remata enfática.

Juana Acosta Cortés tiene 49 años, de los cuales 14 los ha dedicado a la docencia en algunas de las zonas de extrema pobreza y de mayor violencia en comunidades de la Tierra Caliente michoacana; sin embargo, asegura que ni su edad, ni las condiciones de las zonas rurales la han detenido para impartir clases con entrega y vocación a niños de preescolar.

FUENTE: El universal  – afcl/nv

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.