Abuelita abre y cierra puertas de farmacia para ganarse la vida

Doña Idalia, de pronto se vio desempleada y para subsistir, ahora se gana unos pesos abriendo y cerrando las puertas de una farmacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *