fbpx

Padre Sebastian Korczak renuncia a rectoría de Colegios Salvatorianos

Foto Telemar

En un acto de humildad y devoción espiritual, el sacerdote de la iglesia universal, el padre Sebastian Korczak tomó ayer una decisión que causó la conmoción de muchos y la tristeza de otros.

El ex administrador del colegio Fray Angélico y del Instituto Mendoza anunció que ha decidido renunciar a su cargo como rector de los colegios Salvatorianos, como párroco de la parroquia de San José Obrero y pastor espiritual de muchos campechanos; pues aunque su obra permanecerá, Sebastian Korczak también se irá de Campeche y del país.

Con la frente en alto y nostalgia en la mirada, Sebastian Korczak, sacrificó su permanencia a cambio de una iglesia fuerte y unida, con su fe.

Demostró ser un gran soldado de cristo, pues hasta el último momento guardó solemne respeto a la máxima autoridad de la iglesia cristiana en Campeche; con el orgullo a un lado, puso el ejemplo para evitar cualquier acción que pueda ser objeto de división, tanto para los centros educativos como para el seno católico; ya que, dijo, su obligación ministerial es rendirle obediencia al obispo.

El padre Korczak podría no irse solo, la permanencia de los salvatorianos depende del dialogo que sostendrán, el obispo José Francisco González González y el superior el Polaco Salvatoriano, el padre Piot.

En tanto, los más conmovidos por la renuncia del padre Korczak son los padres de familia y los jóvenes católicos en formación, los alumnos de ambos centros educativos.

Orgulloso de su trabajo y fuerte como lo es, Sebastian Korczak se irá de México este próximo jueves, pero a su paso deja una estela de logros que durará una vida. Consiguió ampliar las aulas, techar los campos y ampliar la matricula del Instituto Mendoza; construir un campo polideportivo, comedores completamente nuevos y el crecimiento espiritual del colegio Fray Angélico.

Bajo su mano, se hizo historia, en hacer de la parroquia de San José Obrero, la única del país que contiene reliquias de San Juan Pablo Segundo, a la espera de la visita de todos los campechanos que podrán orar en una iglesia completamente acondicionada y remodelada para la comodidad de los devotos.

Han sido siete años de arduo trabajo cuyos resultados se quedarán en nuestro estado y le han de valer el reconocimiento de la diócesis de Campeche.

Do widzenia. Hasta luego: Sebastian Korczak.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: