fbpx

Martes de pintadera: una tradición que agoniza

Foto Telemar

Aunque físicamente no es una persona o un personaje, sí es una figura importantísima dentro del carnaval de Campeche.

Décadas de historia y tradición que agonizan pero que se niegan a desaparecer, por eso, el segmento de hoy va dirigido a quien fuera reina, literalmente, del color y la alegría campechana su majestad, moribunda pero siempre bullanguera, la pintadera.

Aunque no hay un dato exacto de la antigüedad de la pintadera, durante cientos de años esta actividad marcó el fin de nuestro carnaval.

Una fiesta en la que adultos y niños por igual se divertían en familia, jugando con trapos y pinturas de todo tipo, de todos los colores, y de todos los presupuestos.

Hoy, lejos han quedado los toldos de las colonias populares, los restos de pintura en las calles y la inocencia culposa persiguiendo a la víctima a pintar.

La razón es inexplicable, incluso para quien tuviera a su cargo el esplendor de la pintadera de Campeche. Con el paso de los años, la pintadera dejó de celebrarse en las colonias y barrios populares y empezó a concentrarse en una fiesta masiva que se celebraba aquí, en el centro cívico Héctor Pérez Martínez, mejor conocido como la concha acústica, la cuestión económica influyó determinantemente.

Actualmente, la pintadera se reduce a sólo un grupo de personas que llegan hasta el foro ah Kim Pech a intentar darle vida a una tradición que se niega a desaparecer, y cuya supervivencia depende únicamente de las nuevas generaciones.

Corrientes alternas como la pintadera con polvos ha venido a intentar sustituir a esta tradición si funcionará o no eso no lo sabemos, será el tiempo el que lo decida, al igual que el destino de la pintadera tradicional, una figura representativa de nuestro carnaval.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: