fbpx

Niña sufre terrible infección por pulgas en los pies

El mundo está lleno de peligros, algunos de los cuales son imperceptibles. La tungiasis es, por ejemplo, uno de ellos. Esta enfermedad está causado por un insecto conocido como pulga de arena que mide menos de un milímetro y se incrusta en la piel, especialmente en la de los pies, causando dolorosas heridas.

El último número de la revista The New England Journal of Medicine presenta el caso de una niña de apenas 10 años, completamente sana, que se fue de viaje al Brasil rural, donde estuvo jugando en una pocilga sin usar zapatos ni calcetines, y volvió con los pies llenos de unos tremendos puntos negros.

La niña estuvo jugando en una pocilga sin zapatos ni calcetines

Tras 10 días padeciendo un calvario, sus padres la llevaron a una clínica de atención primaria. Además del dolor, las pápulas de la piel (sin pus ni serosidad) la causaban un fuerte picazón en la planta y en los dedos. Los médicos le retiraron los múltiples huéspedes (y los huevos que habían puesto) que había en cada una de las ampollas y le diagnosticaron tungiasis.

La tungiasis es una infestación de la piel causada por la hembra de la pulga de arena Tunga penetrans , un ectoparásito que se encuentra en todas las zonas tropicales y subtropicales del mundo. La paciente, que había recibido previamente todas las vacunas recomendadas contra el tétanos, recibió un tratamiento que incluyó la eliminación de los insectos y el cuidado de las heridas.

Tras 10 días padeciendo un calvario, sus padres la llevaron a una clínica de atención primaria

Según explican la doctora Marianna Barbosa y el doctor Adauto Barbosa, los médicos de la Universidad Federal Fluminense de Río de Janeiro que analizaron el caso, las soluciones tomadas permitieron que la niña se recuperara completamente y sin presentar complicaciones añadidas.

Esta enfermedad se conoce popularmente como nigua o pique en Perú, Paraguay y Venezuela o kuti en Bolivia. En Brasil, como ya hemos comentado, su nombre vulgar es pulga de areia, aunque también se la denomina bicho do pé, bicho porco o jatecuba. En Estados Unidos y otros países de habla inglesa sus nombres son jigger, sand flea o burrowing flea. En Surinam es ojo de Ogri.

Los pies de la niña de 10 años, afectados por tungiasis

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tungiasis afecta a los humanos y a los animales por igual. El 99% de todas las lesiones se producen en los pies, siendo los dedos, la suela, el borde lateral y el talón sus sitios predilectos para hospedarse. Prospera cuando las condiciones de vida son precarias, como en las aldeas ubicadas en playas remotas, las comunidades rurales o los barrios marginales de las grandes ciudades.

La sobreinfección bacteriana puede causar complicaciones potencialmente mortales, como tétanos o gangrena. En comunidades endémicas, la prevalencia específica por edad sigue un patrón característico en niños de entre cinco y 14 años y en personas de edad avanzada, que también son los grupos más vulnerables a las enfermedades graves.

Según la OMS, el 99% de las lesiones causadas por tungiasis se concentran en los pies

Fuente: LaVanguardia

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: