Mujer se fractura el cráneo por sonarse la nariz muy fuerte

A todos nos ha pasado que estamos tan hartos del escurrimiento nasal que nos sonamos lo más fuerte que podemos para detenerlo, una mujer británica lo hizo y no salió nada bien, se fracturo el cráneo y para colmo perdió la visión.

De acuerdo con Publimetro, hace aproximadamente un año, una mujer de 36 años ingresó en el Hospital Universitario North Middlesex de Londres experimentando todas las señales reveladoras de una pelea a puñetazos. Ella estaba sangrando por la nariz, quejándose de la pérdida de la visión y experimentando hinchazón y dolor extremo en el lado izquierdo de la cara, según un reciente informe del caso publicado en The BMJ.

En éste se habla de una mujer de 36 años del Reino Unido que se había sonado por encima de cualquier umbral del dolor conocido. La joven estaba en su trabajo cuando se sonó la nariz, pero la fuerza con la que realizó tal actividad le provocó un enfisema orbitaluna afección en la que se inyecta aire en los espacios de los tejidos blandosqueda atrapado. La órbita se refiere al agujero en el cráneo que abarca el ojo.

Según el doctor Sam Myers, el autor principal del estudio que trató a la mujer:

Nunca antes había escuchado nada parecido de alguien que se había sonado la nariz. Todo el mundo se suena la nariz. No piensas que pueda provocar la pérdida de visión o un hueso roto. Es posible que la paciente tenga una predisposición o un debilitamiento en el área del esqueleto alrededor del ojo, ya que los casos no traumáticos como este son raros.

Aún así, el caso de la mujer resultó ser relativamente simple de tratar: la fractura estaba limpia, su visión no se vio afectada permanentemente y no requirió cirugía. Los médicos la enviaron con analgésicos e instrucciones para evitar, temporalmente, sonarse la nariz o practicar deportes de contacto y dejar de fumar. Se ha recuperado bien en el año desde el accidente, aunque informó un efecto secundario prolongado: dolor diario en el lado izquierdo de la cara que dura de 30 minutos a unas pocas horas.

Aunque el propio Myers dejó claro que la nariz no debería ser un riesgo para un posible enfisema orbital, sí declaró que el caso debería ponernos en alerta, “desde que la atendí me he sonado la nariz de forma más suave”

Fuente: La Silla Rota

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: