“Orgullosa de limpiar c***s”: La carta de auxiliar de enfermería que reivindica su trabajo

En el año 2015 una auxiliar de enfermería, Rebeca Vicente, escribió un texto contra todos aquellos que calificaban su profesión como “limpiar culos”. ‘El orgullo de limpiar culos’ se titulaba aquel escrito que gracias a Facebook y sus recordatorios, tres años después de aquella primera publicación la volvió a compartir con un grupo de auxiliares de residencias.

 

Hasta que la republicación llegó a otra auxiliar de enfermería. Sara Rodríguez la compartió en su muro de Facebook junto con una fotografía suya y desató una oleada de reacciones que llega ya a casi las 150.000 veces compartido.

 

“Hoy volví a escuchar ‘trabajar aunque sea limpiando culos’ y no es ni la primera ni la octava vez que lo escucho. Y siento la necesidad de reivindicar mi trabajo y de gritar al mundo lo orgullosa que estoy de él. Sí, señores y señoras, orgullosa de limpiar culos, cortar uñas, lavar cabezas, vestir, duchar, alimentar y cuidar a personas , sí, sí, personas, que no pueden hacerlo por si mismas. Pero vamos a resumirlo en “limpiar culos”, comienza el escrito.

 

“Está claro que no todos valemos para todo. Yo por ejemplo no podría trabajar en algo que me exigiese mentir, como un banquero o algo por el estilo. Y sin embargo esa es una profesión muy valorada, por el contrario enfrentarte a la mia es como lo último de lo último”, continúa.

 

Palabras con las que intentan reivindicar su trabajo y que ha provocado decenas de reacciones a su favor. “Sé señora, en tu profesión, que yo conozco muy bien, se trabaja por ser una persona sensible y por vocación y felicidades por trabajar en algo que te gusta y te sientes orgullosa”, ha comentado Basi Martínez.

 

“Ese trabajo no es motivo de deshonra , yo siento orgullo de trabajar en lo mismo. La cara se me caería de vergüenza de no trabajar honradamente sino de vivir robando hasta a su propia madre , aprovechándose de que no se entera por qué tiene la enfermedad del alzheimer”, comenta otro.

 

El texto lanza un mensaje final muy claro: “Compartid este texto o no lo hagáis si no os fluye, pero por favor, no utilicéis la expresión “limpiar culos” con desprecio, porque tal vez un día alguien tenga que hacerlo por vosotros y creedme que os vais a sentir agradecidos. Firmado: Una limpiaculos”.

Fuente: El Mundo

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: