Sorprenden a un pasajero orinando el asiento de un avión

Viajar en avión es lo peor. Ya lo hemos dicho varias veces, como cuando una bolsa en un avión estalló en llamas en febrero, y cuando en otro toda la tripulación vomitó, y cuando otro se llenó de humo hace unas semanas, y así una y otra vez, y sin embargo, vale la pena repetirlo: viajar en avión es lo peor. Pero justo cuando pensabas que no se podía poner peor, lamentamos informarte sobre esta atrocidad que aún nos cuesta trabajo creer: el jueves, según la afiliada de Fox, KDVR, un pasajero en un vuelo de Frontier orinó todo el asiento frente a él.

El culpable estaba volando de Denver, Colorado, a Charleston, Carolina del Sur, ahogado de borracho, según un pasajero a bordo, cuando presuntamente manoseó a la mujer que estaba en el asiento de al lado.

“Escuché a una mujer gritar, ‘Si este hombre me vuelve a tocar, lo voy a matar'”, dijo una pasajera llamada Emily, que no le quiso decir su apellido a KDVR. “Dijo que el hombre había pedido dos dobles de vodka, o sea cuatro bebidas en total mientras estaban sentados ahí. Que estaba como loco. Que no podía ni hablar, estaba balbuceando. El hombre estaba extremadamente intoxicado”.

Un pasajero le dijo a CBS Denver que el hombre también acosó física y verbalmente a dos mujeres sentadas cerca de él. En un momento dado, dijo el pasajero, tocó a una mujer que estaba durmiendo; más tarde, supuestamente le preguntó a otra sobre su vida sexual.

Según los informes, los asistentes de vuelo arrastraron al tipo desde su asiento hasta una fila vacía en la parte trasera del avión, directamente frente a Emily. Fue entonces cuando, le dijo a KDVR, se desabrochó el cinturón de seguridad, se lo sacó y empezó a orinar sobre el asiento frente a él. En lugar de hacerse para atrás con disgusto, Emily valientemente sacó su teléfono y le tomó una foto. Luego, la CBS Denver obtuvo una imagen de Emma Kerbstdat que mostraba el horror que tuvieron que soportar los pasajeros:

“Y grité: ‘Está orinando. Dios mío'”, le dijo Emily a KDVR. “Y la azafata en lugar de decirle algo a él, me dijo: ‘Tiene que calmarse y dejar de maldecir'”.

Emily le dijo a la CBS Denver que el meón, que no ha sido identificado, fue arrestado en la puerta una vez que el avión aterrizó en Charleston. Llamó a Frontier para reportar el incidente, y la aerolínea le dio un cupón de $200 dólares por las molestias, aunque nada podrá borrar el horror que presenció ese día.

Fuente: Excelsior

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: