Tronarse los nudillos de la mano lo llevó al borde de la muerte

Dentro de su cuerpo había bacterias mortales que lo devoraban.

La común y odiosa (para algunos) práctica de tronarse los nudillos casi le cuesta la vida a Antoine Boylston, un hombre de 31 años que se abrió una vieja herida mientras hacía sonar los huesos de sus manos.

El dolor fue tal que en un primer momento pensó que se había roto el meñique derecho, pero en el hospital su mano comenzó a hincharse y adquirió un tono oscuro. Tras una biopsia de piel, los médicos determinaron que dentro de su cuerpo había bacterias mortales que lo devoraban.

Sí, el hábito de tronarse los nudillos desencadenó la infección al agravar la costra que tenía. Fue necesaria una operación del codo hasta los dedos para cortarla. Si el residente de Kentucky, Estados Unidos, no hubiera acudido al hospital inmediatamente, probablemente habría perdido el brazo o la vida. 

 

Fuente: SDPNoticias.

Loading Facebook Comments ...
error: