Trump siembra la discordia al reconocer a Jerusalén como capital de Israel

Cambia la postura histórica de EEUU y trasladará su embajada de Tel Aviv a la ciudad santa. Las fuerzas de seguridad israelíes están en máxima alerta ante la posibilidad de que estalle la violencia en la zona.

Donald Trump cumple con su promesa electoral y fulmina el consenso internacional histórico respecto a Israel: EEUU reconoce Jerusalén como la capital del Estado judío. Así lo ha confirmado el propio presidente estadounidense, acompañado del vicepresidente Mike Pence, mediante un esperado discurso desde la Casa Blanca.

“Creo que es una decisión que debería haberse tomado hace tiempo. Muchos presidentes dijeron que querían hacer algo y luego no lo hicieron, quizá por falta de valentía o porque cambiaron de opinión”, ha defendido Trump, que cree que esta decisión supone una nueva aproximación sobre el conflicto entre Israel y Palestina. Además, ha subrayado que “es el momento de reconocer Jerusalén como capital” ya que las “estrategias fallidas del pasado no han hecho nada para conseguir la paz”.

Durante la campaña electoral que le llevó a la toma de la Casa Blanca, el presidente estadounidense Donald Trump insistió en trasladar la embajada de EEUU en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, una polémica medida que supone de facto el reconocimiento de facto de la ciudad santa como la capital.

Desde que asumió el cargo, Trump había postergado la medida haciendo caso a las recomendaciones de sus aliados árabes en la región, que le advirtieron que la reubicación de la delegación diplomática podría dinamitar definitivamente cualquier atisbo de reanudar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.

No obstante, tras mantener conversaciones telefónicas este martes con el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmud Abas, el premier israelí Benjamin Netanyahu y el rey jordano Abdalá, el gabinete de presidencia palestino informó que “Trump le trasladó al presidente (Abas) su intención de trasladar la embajada a Jerusalén”.

En 1995, el congreso norteamericano aprobó el “acta sobre la Embajada en Jerusalén”, una ley que preveía la financiación para el traslado de la delegación diplomática. Desde entonces, todos los inquilinos de la Casa Blanca han firmado cada medio año una suspensión temporal argumentando que era para proteger los intereses de seguridad nacional.

El pasado junio Trump firmó la primera prórroga, pero lleva varios meses comentando con sus sus asesores la posibilidad de no aprobar un nuevo retraso, que debería ser aprobado la próxima semana.

FUENTE: EL ESPAÑOL

Loading Facebook Comments ...
error: