fbpx

Familia vive una terrible enfermedad que atacó ya a 4 de sus 5 hijos

La familia Calleros Villareal en Durango, procrearon 5 hijos, dos fallecieron a los 20 años cada uno, dos hombres están ahora postrados en una cama, mientras su hija de 14 años vive angustiada.

Santiago Papasquiaro, Durango.- Muchas pareja cuando se casan uno de sus más grandes deseos es formar una familia, tal como lo hicieron los Calleros Villareal, quienes procrearon cinco hijos, sin saber el terrible calvario que vendía tiempo después.

Sin saber de su existencia apareció en sus vidas hace nueve años la enfermedad de Lafora, un mal que atacó a su primogénita quitándole la vida a la edad de 20 años.

Su primer hija que fue atacada por esta enfermedad y murió a los 20 años

PERO, ¿QUÉ ES ESTA ENFERMEDAD?

La enfermedad de Lafora (LD) es un tipo de epilepsia mioclónica progresiva, relativamente frecuente y particularmente grave, neurológica degenerativa que inicia con convulsiones, hasta dejar en estado vegetal, sin movilidad y que afecta principalmente a los adolescentes.

Aquel 14 de agosto de 2008 su hija tuvo su primer síntoma, presentó una convulsión por lo que fue llevada al hospital, sin saber exactamente que le sucedía los médicos les cuestionaros si de casualidad ella consumía drogas a lo que ellos respondieron que no.

Para enero de 2009 se le ingresó al hospital de Torreón , Coahuila, entró por su propio pie, pero en abril ella salió completamente como un vegetal, falleciendo 5 años después.

LA HISTORIA CONTINUA

Luis Alfredo era un joven, alto fuerte, quien sirvió mucho de apoyo para la familia cuando su hermana se encontraba convaleciente, para ese entonces él empezó con síntomas similares que lo llevaron por el mismo camino que ella, falleciendo de Lafora a los 20 años.

Su hijo Luis Alfredo, ayudo a su hermana sin saber que meses más tarde moriría de lo mismo.

“Para nosotros no hay día de fiesta, para nosotros no hay alegría, sonreímos y comemos porque estamos vivos” menciona el papá, tristemente.

La familia Caballero Villarreal vive su día a día como a nadie se lo desean.

La enfermedad alcanzó a Aldo y Abelardo, otros dos de sus hijos varones, quienes hoy se encuentran postrados a una cama, convulsionando y luchando cada día sin poderse valer por ellos mismos. Agradecen a Dios seguir teniéndolos con vida a pesar de lo difícil que es cada día lidiar con este mal, requieren medicamentos, vacunas y una atención constante para que puedan subsistir.

Aquí la familia antes de que sus dos últimos hijos cayeran en cama.

Se dedican a vender tamales, viven al día, sacan dinero principalmente para las vacunas que ayudan a que no decaigan rápidamente.

La familia hace tamales para sacar dinero.

LA ANGUSTIA

Citlali a sus 14 años, no ha presentado ningún síntoma como sus 4 hermanos, vive con miedo e incertidumbre por saber si heredará esta enfermedad. Ella desea tener una carrera y continuar con su vida, con la esperanza de que sus hermanos mejoren.

La familia acude al llamado de la población, su historia es difundida desde el 3 de noviembre en el portal de Tv Azteca Durango, quienes comparten su vda de lucha, de amor y de deseo que todo esto mejore.

Ponen a su disposición estos teléfonos para comunicarse de ser necesario, el número 674 101 5984 con el Sr. Abelardo Calleros y económicamente si desean ayudar depositando a la cuenta 10251184165 de BanCoppel a nombre de Abelardo Calleros Flores.

PARA SABER… ENFERMEDAD DE LAFORA

La enfermedad de Lafora, es una forma de epilepsia mioclonica progresiva y se presenta principalmente entre los países del sur de Europa. La incidencia de esta enfermedad sobre la población es muy escasa.

Descrita en 1911 por el neurólogo español Dr. Gonzalo Rodríguez Lafora., discípulo de Ramon y Caja, el rasgo característico de la enfermedad es la presencia de los llamados cuerpos de Lafora. Estos depósitos han sido descritos en cerebro, corazón, músculo, hígado, retina y piel. La anomalía responsable se sitúa a nivel de un gen.

¿Es Hereditaria?

Es una enfermedad hereditaria, transmitida de un modo recesivo, es decir que dos copias del gen responsable deben de estar presentes para que la enfermedad aparezca. Cuando los dos padres son portadores del gen, la probabilidad de que cada uno de sus hijos desarrolle la enfermedad es del 25%.

Síntomas. Los primeros signos clínicos aparecen generalmente en la pubertad y la adolescencia (entre los 10 y 17 años), y se manifiestan generalmente como crisis epilépticas convulsivas o crisis visuales, que suelen describirse como visión de luces o estrellas.

Poco después aparecen las mioclonías (sacudidas involuntarias de los brazos y piernas).

Otras manifestaciones neurológicas que suelen padecer los enfermos en el transcurso de la enfermedad son: alteraciones de la marcha, ceguera y afectación de los músculos y de los nervios. Su evolución está marcada por una degeneración progresiva del sistema nervioso y por un deterioro de las funciones cerebrales, conduciendo a un estado de dependencia total. El enfermo se vuelve incapaz de moverse, de hablar, de alimentarse, etc. llegando a un estado vegetativo terminal. Los enfermos fallecen alrededor de los diez años después de la aparición de los primeros signos neurológicos.

El tratamiento es paliativo, medicación antiepiléptica para evitar las crisis.

Diagnóstico. Se realiza basándose en los hallazgos clínicos, se confirma mediante la práctica de una biopsia de piel, demostrando la presencia de los cuerpos de Lafora y el estudio genético. En el año 1995 el gen causante de la enfermedad fue localizado en la región cromosómica 6q24, por un equipo de investigadores internacionales dirigidos por el médico español Dr. Jose Serratosa, hallazgo que fue publicado en la revista «Human Molecular Genetics, 1995 vol 4 no 9», como lo detallan.

https://www.facebook.com/aztecadurango/videos/1550165615050844/

Fuente: El debate

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: