El “Hulk” brasileño que se inyectaba aceite perdió sus extremidades

Valdir Segato decía que prefería morir antes de perder su musculatura, pero siempre debes tener cuidado con lo que deseas.

Hay varios casos de personas que en el afán de parecerse a sus personajes favoritos, se someten a cirugías extremas, logrando cierta similitud, pero el caso de Valdir Segato, es verdaderamente sorprendente y triste.

Éste brasileño tiene 48 años de edad, y tomó la decisión de lucir igual que Hulk, sí, el personaje de Marvel cómics. Para esto, tomó el valor de comenzar a inyectarse aceite para agrandar sus músculos.

En su juventud, Segato cayó en el mundo de las drogas, y tras rehabilitarse quiso darle a su vida un rumbo distinto, pero ¡radical! Comenzó a entrenar en el gimnasio para ir aumentando su masa muscular, pero se desesperó al ver que a pesar de pasar horas en el gym, no conseguía los resultados deseados.

Fue ahí cuando uno de sus compañeros le ofreció Synthol. Este es un aceite compuesto por ácidos grasos, alcohol bencílico y lidocaína. Al inyectarlo en el músculo, hace que éste crezca exageradamente, por lo que luce muy poco natural.

En el mundo del fisicoculturismo, es común el uso de este compuesto, pero suele ser supervisado por profesionales, quienes conocen los riesgos de su utilización. El problema es que Valdir no contaba con apoyo de ningún tipo de profesional, incluso él mismo se ponía las inyecciones. Así que el uso desmedido que le dio al Synthol durante años, le ocasionó una fuerte adicción.

En entrevista con el Daily Mail, Valdir relató que luego de inyectarse el Synthol en los bíceps, el pecho y los hombros, pasó de 55 a 80 kilogramos de peso. Lo sorprendente es que a pesar de que su cuerpo lucía desfigurado, Segato afirmaba que quería verse aún “más grande”.

Varios médicos le advirtieron que su salud estaba en riesgo, que debía dejar de inyectarse, porque podría perder los brazos y las piernas debido a la inflamación tan exagerada en sus músculos, los cuales se iban deteriorando cada vez más. Sin embargo, el brasileño los ignoró por completo.

Valdir Segato llegó a comentar que prefería morir a perder sus músculos. Y al parecer, las cosas no habrían ido nada bien para él, pues hay información que señala que meses después de su polémica declaración, le tuvieron que amputar las cuatro extremidades para poder salvar su vida.

En su desesperación de no poder moverse de la cama, habría pedido que le apliquen la eutanasia, pero en su país es un procedimiento prohibido, por lo que tendría que seguir viviendo en esas tristes condiciones.

Fuente: El Universal.

Loading Facebook Comments ...
error: