“Así como me diste para levantar a mis hijitos, cúrame señorcito”, dijo Honoria Sierra y su fe hizo las cosas posible

Entre este grupo poblacional destacan historias especiales;  como el de doña Honoria Sierra, quien a sus 83 años de edad pide caridad pero no para que subsista; sino para cumplir una manda. Pues todo lo que junta lo dona a la iglesia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: