¿Qué pasaría si EU se sale del TLCAN?

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) prácticamente eliminó los aranceles entre Estados Unidos y México, lo que potenció el comercio entre ambos países.

A partir de la entrada en vigor del acuerdo en 1994, las exportaciones de México a Estados Unidos crecieron 490 por ciento, mientras que las de Estados Unidos hacia México 370 por ciento. A pesar de esto, el presidente estadunidense, Donald Trump, amenaza con salirse del acuerdo si las nuevas condiciones no benefician a su país. ¿Qué pasaría si Trump cumple su amenaza?

Aunque la mayoría de los analistas coinciden en que este escenario es muy poco probable, por lo entrelazadas que están las cadenas de producción, si sucede, la consecuencia natural sería que las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos (porque éstas no se terminarían) se sometan automáticamente a aranceles, como sucede con cualquier otro país.

Sin embargo, antes de que las relaciones comerciales se normalizaran, seguramente la ruptura pasaría por tribunales.

Precios más caros

Donald Trump ha dicho en muchas ocasiones que impondrá un arancel de 35 por ciento sobre algunas importaciones mexicanas, por lo que sin TLCAN, la reacción natural por parte de México sería también imponer aranceles a los productos estadunidenses.

El costo de los impuestos se trasladaría a los consumidores, por lo que los productos que intercambien ambos países subirían de precio.

Esto afectaría la cartera de mexicanos y estadunidenses, así como a las empresas. Por ejemplo, en Estados Unidos las armadoras de automóviles utilizan muchas piezas que se manufacturan en México; lo mismo sucede con la fabricación de televisiones, teléfonos y electrodomésticos.

México, con el mayor impacto

De concretarse la salida de Estados Unidos del TLCAN, el país que saldría perdiendo más es México.

Si bien nuestro país es el tercer socio comercial del país gobernado por Trump, nuestro intercambio comercial sólo le significa 14 por ciento de su comercio total (compra-venta de bienes y servicios). En cambio, Estados Unidos representa 63 por ciento del comercio total de México.

El 83 por ciento de las exportaciones mexicanas tienen como destino final el país vecino del norte.

La principal afectación para Estados Unidos es que 40 por ciento de los insumos de su industria manufacturera es de origen mexicano.

Además, nueve de los diez estados que más aportan al PIB de Estados Unidos tienen a México entre los países con mayor intercambio comercial. En el caso de Texas, México representa 46 por ciento de todo el comercio que tiene con el exterior.

Otro rubro en el que México resultaría afectado es la inversión. Cifras de la Secretaría de Economía revelan que del 2000 al 2014 la inversión extranjera directa de Estados Unidos a México sumó 171 mil 500 millones de dólares, lo que representa más de 45 por ciento de toda la IED que entra al país desde el extranjero.

Si bien es cierto que aún con la salida de Estados Unidos del TLCAN las inversiones seguirán llegando, de acuerdo con analistas económicos es probable que ésta bajaría porque las empresas extranjeras ven a México como una puerta al mercado estadunidense en el marco del acuerdo comercial.

Todos pierden

En abril de este año, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, aseguró que si Estados Unidos se sale del TLCAN, los tres países que lo integran saldrían afectados.

“Mientras Europa se integra al 63 por ciento, nosotros estamos al 16 por ciento y obviamente el TLCAN está en 50 por ciento, por eso es la preocupación de que si Estados Unidos se sale del TLCAN, eso implica grandes pérdidas para Canadá, para Estados Unidos y para México, porque hay un 50 por ciento de los productos que se cambian y se exportan, que se venden entre estos tres países, por eso es tan delicado”, dijo.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ha dicho en repetidas ocasiones que la principal fortaleza del TLCAN es el fortalecimiento de la región y su competitividad contra otras regiones del mundo.

“La pregunta que nos tendríamos qué hacer es que hubiera pasado si en esta integración, la competitividad que agrega México a América del Norte no existiera. Yo creo que el impacto de la competencia con Asia hubiera sido todavía más radical y desastroso en la generación de empleos”, dijo en conferencia de prensa luego del primer día de reuniones de la primera ronda de renegociación.

Fuente: Milenio

Loading Facebook Comments ...
error: