México, Estados Unidos y Canadá comienzan a renegociar acuerdo de libre comercio

México, Estados Unidos y Canadá comenzarán este miércoles a renegociar el acuerdo que hace 23 años abolió sus fronteras aduaneras, crucial para la economía mexicana pero cuyo futuro Donald Trump puso en duda.

La primera ronda para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se realizará hasta el domingo en Washington, tras meses de incertidumbre luego de que el presidente estadounidense prometiera terminar un pacto que incumbe a casi 500 millones de personas.

“Haremos grandes cambios o nos libraremos del TLCAN para siempre”, ha reiterado Trump, que lo considera “un completo desastre para Estados Unidos”.

Washington cuestiona el déficit de su balanza comercial con México, que desde la firma del pacto en 1994 pasó de un excedente de 1,300 millones de dólares a un déficit de 64,000 millones. Además, critica la pérdida de empleos de calidad por el cierre de fábricas que se instalaron en México para aprovechar la mano de obra barata.

Huevo revuelto

Un funcionario de la secretaría de Comercio estadounidense aseguró que la meta de esta revisión es beneficiar a los tres países.

“Nuestro punto de partida para la negociación es lograr un acuerdo comercial más equilibrado y recíproco”, afirmó bajo anonimato.

Canadá, que pondrá la protección del ambiente en el centro de los debates, ha anunciado que buscará agregar normas sobre los derechos de los pueblos autóctonos y la protección de la fuerza laboral.

México, en tanto, llega a la mesa con la mira puesta en “preservar y fortalecer”lo alcanzado, dijo el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, que encabeza la delegación negociadora.

El TLCAN es clave para México, que multiplicó por seis su comercio con Estados Unidos, adonde envía el 80% de sus exportaciones, en particular bienes manufacturados y productos agrícolas.

Con su revisión, México “se juega la confirmación de un proceso de crecimiento y consolidación en América del Norte que ha sido muy rentable”, enfatizó Guajardo días atrás al Grupo Reforma.

“México y Estados Unidos son como un huevo revuelto: ya no hay cómo separar la clara de la yema”, subrayó en un panel Duncan Wood, director del Instituto de México en el centro de análisis Wilson Center, citando a un empresario mexicano que resumió así la interdependencia entre ambas economías.

Sin embargo, el riesgo de que Estados Unidos abandone el TLCAN es real, recordó en la misma conferencia Fred Bergsten, director emérito del Instituto Peterson de Economía Internacional (PIIE).

“El fracaso es una opción. No nos gusta decir eso. No nos gusta pensar eso, pero es verdad (…) Y eso significa que es muy importante para (Canadá y México)… mantener en mente lo costoso que sería para Estados Unidos”.

Favorable a Canadá, en particular con relación al sector de la madera de construcción, es resentido por Estados Unidos, que buscará suprimirlo.

México, en tanto, aprobó el mes pasado una resolución para que sus negociadores resistan cualquier posible eliminación.

“Cuando se negoció el TLCAN, de alguna manera el mecanismo de disputas fue el mejor enfoque que se pudo alcanzar entonces, pero tal vez haya algunas nuevas disposiciones y elementos que podrían agregarse al TLCAN 2.0”, opinó Francisco de Rosenzweig, exsubsecretario de Comercio Exterior mexicano.

La revisión del TLCAN, destinada a modernizar un acuerdo firmado antes de la era internet, no tiene fecha límite, pero las partes prevén entre siete y nueve rondas y esperan logros antes de las elecciones generales y parlamentarias en México (julio de 2018) y legislativas en Estados Unidos (noviembre de 2018), que pueden entorpecer los debates.

Luego de la cita en la capital mexicana, la segunda reunión será en México el 5 de septiembre, antes de una tercera en Canadá, cuya fecha aún no fue anunciada.

Fuente: Animal Político

Loading Facebook Comments ...
error: