Conoce el misterio de la momia extraterrestre de Nazca

El universo es inmenso. Tan inmenso que nunca podremos conocer de él ni una mínima parte. Cuestión de tamaños: la tierra y la especie humana, tan diminutas, casi insignificantes, versus ese cosmos oscuro, desconocido e infinito. Y en esa vastedad, quizás haya vida; vida que de pronto ha intentado ponerse en contacto con nosotros. Nosotros los humanos. Quién sabe.

En internet abundan las supuestas pruebas de la existencia de vida más allá de este planeta. Se habla de una conspiración de las altas esferas del poder para ocultar la evidencia. Basta googlear tres palabras: pruebas-existencia-extraterrestres, y aparecerán miles de páginas que afirmarán tajantemente tener la verdad sobre lo que hay más allá de nosotros. Parte de la información es bastante creíble. Otra parte, en cambio, parece más producto de la exagerada imaginación de algún paranoico. Internet agranda mucho las noticias: eso si es probable.

Recientemente, circuló la noticia de que en Nazca, Perú, se había encontrado una momia que no parecía humana. De inmediato empezó a circular una hipótesis que se viralizó en horas: el cadáver era el de un alíen.

La momia tiene un cráneo de “forma extraña” –grande, alargado, con cuencas más profundas, de fosas nasales pequeñas y sin oídos–. Mide 1.68 centímetros, y solo hay tres dedos largos y delgados en sus extremidades. Está en posición fetal, y la cubre una capa un polvo blanco similar al yeso. Alguien dejó al antepasado de E.T enterrado Nazca.

Hay más curiosidad que certezas. Sin embargo, Nazca ya tiene un pasado curioso que vale la pena tener en cuenta. No es la primera vez que se le relaciona con la vida en otros planetas. En las inmensas llanuras de Jumana, como si fueran mapas, hay, trazados en el suelo, distintos tipos de figuras, inmensas y complejas, que sólo se pueden ver desde el aire y que, según los científicos, podría ser un calendario, un centro de culto o, y esto es lo que más dice la gente: un mensaje para visitantes de otras galaxias. En todo caso, el significado de las líneas de Nazca sigue siendo un misterio.

A ese misterio se le suma el de la momia extraterrestre ¿casualidad? Ya se han hecho algunos estudios que no han arrojado resultados concluyentes. De acuerdo, por ejemplo, a las pruebas de Carbono 14, la momia tendría algo más de 1500 años.

Ya hay voces a favor y en contra. Los defensores de la idea de que sí es, efectivamente, un organismo venido de otro planeta, dicen que, por sus características no es un ser humano. Partamos de que los más vehementes defensores de esa teoría son, por supuesto, quien la halló: el periodista mexicano Jaime Maussan.

“La evidencia no tiene una explicación convencional. Lo que parecían ser manos y posiblemente pies de seres con tres dedos, cada uno de seis falanges y de treinta centímetros de largo. Si bien, en la literatura médica hay referencias a seres humanos con malformaciones, no existen referencias a seres de sólo tres dedos, de cinco o seis falanges. Además, (en las radiografías) se podían observar implantes metálicos”, dijo. Para él, la evidencia de la procedencia extraterrestre de la momia es innegable.

Los detractores dicen que, en realidad, todo es un montaje mediático, y que las características de la momia serían producto de una alteración premeditada que se habría maquinado con unas no muy buenas intenciones.

El Ministerio de Cultura del Perú ha dicho que “no ha sido posible determinar que los especímenes o artefactos hallados (de ser ciertos) que se muestren en los diversos links de videos (hace referencia a grabaciones compartida por redes sociales) tienen la condición de evidencia alienígena o estén asociados a evidencia de carácter arqueológico”.

Maussan insiste en que no pudo ser posible que se implantara el esqueleto o se realizaran las modificaciones que dicen los escépticos. “Creo que resultan muy desafortunados est0s comentarios –dijo–. Históricamente han cometido un gran error. Debieron haber esperado tener acceso a la momia para poder investigar; y dos, debieron haber esperado también a que nosotros mostráramos los elementos en los que estamos sustentando nuestras afirmaciones”.

Los que están en contra de Maussan y su investigación, han dicho que él y su equipo sólo son unos chiflados, sin las credenciales para debelar una verdad de este tipo, y que sus hallazgos no son más que un fraude fantástico y sin vergüenza. Dicen que la momia ha sido armada o alterada para generar sensacionalismo mediático: o sea, para vender.

Edson Salazar Vivanco es médico cirujano. Junto con Maussan participó en la investigación. Su tarea era verificar condiciones biológicas, anatómicas y médicas de la momia. Explica que, por las condiciones de momificación, que debilitan mucho el tejido, sería imposible hacer las alteraciones que dicen los detractores que se hicieron en la momia. Y si las hubiera, habría cortes, fisuras, huellas; pero no hay nada de eso. “Es perfectamente tal y cómo está”, dijo.

“Estamos hablando de un ser bilógico único, nunca antes descrito por la literatura científica –explicó el médico–. Acá no hay ningún fraude. Las cosas se tienen que decir como son. No es posible armar algo así”.

Charlatanes o visionarios: aún faltan pruebas contundentes para determinar la veracidad o la falsedad de la momia de Nazca, sobre de dónde vino, qué es, cuándo. El equipo de Maussan ha dicho que presentará sus conclusiones el 11 de julio. Mientras tanto todo son sólo conjeturas. Hay, sin embargo, una verdad indiscutible y que tiene pruebas de peso: el ser humano es demasiado pequeño para entender la vastedad del universo.

Fuente: LA TRIBUNA

Loading Facebook Comments ...
error: