Ahora la tecnología te permite crear… ¿una limonada virtual?

Con el calor que hace en estos días, a uno le vendría bien una bebida bien fría: tal vez algo rico como un refresco, una chelita, un agua de sabor o, para variar un poco, una limonada virtual.

¿Cómo? ¿No sabían que ya se pueden preparar brebajes descargados de una base de datos? Vaya, pues ya era hora. Gracias a un grupo de científicos en Singapur, ahora se puede tomar un vaso con agua simple y agregar el color y sabor deseados para convertirlo en una bebida deliciosa capaz de imitar a las que ya conocemos.

La limonada que funciona a base de electrodos

Todo funciona a base de un sistema especial con sensores y electrodos que pueden transmitir de manera digital las cualidades de las bebidas. El concepto principal de este proyecto es poder compartir distintas experiencias sensoriales con las personas a través de Internet. Algo parecido a lo que hace la gente cuando sube sus fotos a Facebook, sólo que aquí serían las experiencias encontradas en las papilas gustativas.

Nimesha Ranasinghe y sus compañeros de la Universidad National de Singapur usaron sensores RGB (rojo, azúl y verde) y de pH para poder capturar el color y la acidez de un vaso de limonada recién servido. Una vez reunida la información necesaria, ésta se envía a un vaso especial lleno de agua ubicado en otro lugar; entonces se coloca un electrodo en el borde del recipiente y es ahí donde comienza a agregar las características de la bebida. Las luces LED son las que se encargan de darle el color deseado.

Por último, los estudiosos probaron la efectividad de su proyecto reuniendo a 13 personas, de modo que ellas pudieran probar una variedad diferente de limonadas reales y virtuales. Los brebajes se presentaron en tres colores diferentes: amarillo, verde y blanco. Los voluntarios fueron instruidos para colocar su lengua en el borde del vaso, de modo que pudieran percibir correctamente los estímulos eléctricos.

En promedio, las personas reportaron que la limonada real sabía un poco más ácida que su versión virtual. Sin embargo, ellos también percibieron que la bebida de color blanco tenía un gusto algo más fuerte, tal vez por la sugestión que ofrecieron las luces LED.

Si quieren conocer más detalles acerca de este increíble experimento, pueden echarle un ojito a lo que se publicó el pasado marzo en Conference on Tangible, Embedded and Embodied Interaction, que tuvo lugar en Yokohama, Japón.

¿No les da curiosidad por probar una bebida virtual?

FUENTE: SOPITAS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: