Frutas y condones: el particular método cubano para hacer vino

Orestes Estévez vive en La Habana y tiene una insólita forma de producir esta bebida alcohólica.

Orestes Estévez es un cubano de 65 años cuyo negocio de vino ha triunfado gracias a una herramienta que hasta ayer permanecía como secreto: los condones.

El emprendedor coloca los preservativos en la boca de la botella y estos se inflan por la fermentación. Posteriormente se caen solos en alrededor de 30 o 45 días. “Igual que los hombres”, dice.

Su método no extraña a los compradores, pues obtienen vino casero a precios módicos. Diariamente vende al menos 10 frascos. “El que hacen aquí no es empalagoso y suelo tomar unas dos botellas a la semana”, comenta su mejor cliente.

 

Fuente: SDPNoticias.

Loading Facebook Comments ...
error: