fbpx

Joven pareja fue sentenciada a 60 años de cárcel; pretendían dejar morir a su bebé

bebbé

Brittany y Justin Alston, una pareja estadounidense de 21 años, escogió dejar morir a su bebé recién nacido al interior de su propia casa. Y aunque Dios, el destino o la fortuna, no permitieron que el pequeño falleciera, la historia es tan cruda como cierta. Hoy ambos recién comienzan a pagar una condena de 60 años de cárcel.

Todo ocurrió el día en que la pareja decidió que harían una fiesta en la casa. Invitaron a todos sus amigos, vecinos, y fueron emborrachándose con el transcurso de las horas.

De pronto, uno de los invitados que había ido al baño, sintió llantos débiles. Extrañado, abrió la puerta que daba hacia una pieza y ahí lo vio; el pequeño Riley, un bebé de menos de un año de edad, flotando en una piscina de vómito, orina y excremento.

Desnutrido, moribundo, agonizante. Llevaba días así, abandonado en esa pieza, y a la pareja ni le importaba.

Rápidamente el chico llamó a la policía.

pareja

Minutos más tarde Justin y Britanny estaban siendo arrestados e interrogados. Todo esto mientras el pequeño bebé luchaba por su vida en el hospital. Los doctores dijeron que el hecho de que haya sobrevivido fue un verdadero milagro.

La pareja, de actitud fría y distante, señaló que no consideraban que alimentar al pequeño fuera algo por lo que debiesen preocuparse. Brittany, la misma madre, dijo que para ella era más importante cambiarle el aceite al motor de su auto que estar atenta a la salud de su hijo.

La justicia no titubeó en sentenciarlos a ambos a una condena de 60 años tras las rejas.

El pequeño Riley hoy está en un centro de adopción.

bebé

Fuente: Upsocl

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: