Bebés nacen adictos a drogas en EU

En sus primeras tres semanas de vida, Brayden sufrió de una dependencia a las drogas, un síntoma conocido como síndrome de abstinencia neonatal.

Un impactante video da muestra de una dura realidad que vive un recién nacido, cuando a éste se le observa agitado, con sus pequeños músculos tensos y presentando un cuadro de convulsiones, el diagnóstico revela una complicación que tiene que ver con la dependencia a las drogas.

El clip presentado por la agencia Reuters en una investigación que revela la difícil realidad que enfrentan bebés que nacen con una dependencia a las drogas heredada a través del útero por madres adictas.

En Estados Unidos, cada 19 minutos nace un bebé dependiente a los opiáceos. Pero los médicos no están alertando a los servicios sociales sobre estos casos entre niños, muchos de los cuales vienen al mundo perjudicados por familias destrozadas por los narcóticos.

Este es el caso de Brayden Cummings de 6 semanas de edad quien, al igual que otros 130 mil niños nacidos en los Estados Unidos en la última década, llegó al mundo enganchado a las drogas a través de una dependencia heredada de una adicción.

En sus primeras tres semanas de vida, Brayden sufrió de una dependencia a las drogas un síntoma conocido como síndrome de abstinencia neonatal. El recién nacido temblaba y lloraba desconsoladamente, apretando los músculos y, a veces incluso quedándose sin aliento.

Cuando Brayden mejoró, los médicos del hospital Lehigh Valley dio de alta al menor poniéndolo en manos de su madre Toty Schlier y el padre del niño, de 48 años de edad, con antecedentes penales. Pero los médicos olvidaron dar un paso fundamental: No alertaron a los trabajadores para garantizar la protección del niño. Tres semanas más tarde, Brayden estaba muerto.

“Yo diría que no tenía una oportunidad en la vida”, dijo David Cummings, el abuelo de Brayden. “Él estaba condenado”.
Reuters identificó 110 casos desde 2010 que son similares al de Brayden: bebés y niños pequeños cuyas madres usaron opiáceos durante el embarazo y que más tarde murieron por la dependencia a las drogas.

Pero ser dependientes a las drogas no fue la causa de muerte de estos bebés. Cada niño se recupera lo suficiente como para ser dado de alta del hospital. Lo que sella su destino es ser enviados a casa con las familias mal equipadas para cuidar de ellos.

En un caso reportado, un bebé en Oklahoma murió después de que su madre, con un alto consumo de metanfetamina y opiáceos, puso a su niña de 10 días de edad en una lavadora con una carga de ropa sucia.

Estos casos ilustran defectos fatales en los intentos para hacer frente a lo que el presidente Barack Obama ha llamado la “epidemia” en Estados Unidos a la adicción de opiáceos, una crisis alimentada por la disponibilidad de analgésicos recetados y la heroína barata.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: