López Obrador prefiere el silencio y la complicidad en el caso del niño degollado

El 13 de enero, se descubrió el asesinato de un menor de 9 años, en la colonia Agrícola Oriental de la Ciudad de México, a quien los criminales degollaron.

En un hecho insólito, la policía del Distrito Federal capturó a los presuntos criminales.

Se trata de Rafael Vargas y Héctor Miranda Ochoa, dos drogadictos que vivían en el mismo edificio del niñito asesinado.

En su declaración, señalaron que robaron en la casa de la familia del menor, aprovechando que la madre había salido, pero al verse descubiertos por el niño, lo degollaron.

Pero el caso se convirtió en escándalo cuando, sin razón aparente, el Ministerio Público fue presionado por influyentes militantes del Partido MORENA para dar carpetazo al asunto y ocultarlo a los medios.

Y fue tal la ceguera y la sordera de la justicia y tal la complicidad de los dirigentes de MORENA, que a pesar de que todas las pruebas implicaban a los dos presuntos responsables, uno de ellos, Héctor Miranda Ochoa, fue dejado en libertad con el argumento de que sólo fue testigo de los hechos.

Loading Facebook Comments ...
error: