La inquietante razón por la que no hemos encontrado vida extraterrestre

Vida-extraterrestre

El universo es increíblemente vasto, tanto así que nosotros somos prácticamente una partícula de polvo dentro del infinito del espacio. Es por ello que es difícil creer que seamos la única forma de vida inteligente en el universo y durante muchos años nos hemos dado a la tarea de averiguar si hay alguien más allá afuera.

En 1950 el físico Enrico Fermi se preguntó que, dado el tamaño y edad del universo además de la probabilidad estadística de que la vida pueda emerger en otros sistemas solares, ¿por qué la humanidad no ha podido encontrar ninguna señal de vida inteligente en el cosmos?

A todo este cuestionamiento se le conoce como La Paradoja de Fermi y sigue siendo uno de las preguntas más importantes de la ciencia. Sin embargo, aparentemente hay una respuesta a eso y es realmente inquietante.

Investigadores de la Australian National University’s Research School of Earth Sciences dicen que la respuesta es en realidad muy simple: todos están muertos.

Los investigadores llaman a esto el Gaian Bottleneck y es su respuesta a la Paradoja de Fermi en la que mencionan que la vida es tan frágil que la mayor parte simplemente no logra sobrevivir.

Y es que, si lo ponemos en perspectiva, los científicos hasta ahora han descubierto 2049 planetas en 1297 sistemas planetarios, incluyendo 507 con múltiples planetas.

No solo eso sino que, gracias a un reporte de 2013 hecho por la Academia Nacional de Ciencias en los Estados Unidos sabemos que, en base a los datos de la misión Kepler, podría haber al rededor de 40 mil millones de planetas del tamaño de la tierra orbitando en zonas habitables al rededor de estrellas parecidas al sol y estrellas enanas rojas solo dentro de la Vía Láctea.

Con números como esos, la vida extraterrestre debería ser increíblemente vasta y, dado a que los científicos estiman que nuestra galaxia tiene al rededor de 13 mil millones de años, en ese periodo pudo haber vida que evolucionara para crear la tecnología necesaria para tratar de encontrarnos.

Sin embargo, el Dr. Aditya Chopra, autor del artículo de la Australian National University’s Research School of Earth Sciences, se tiene que tomar en cuenta que el proceso evolutivo está lleno de una buena cantidad de obstáculos:

La vida primitiva es frágil así que creemos que raramente evoluciona lo suficientemente rápido para sobrevivir.

La mayoría de los ambientes planetarios primitivos son inestables. Para producir un planeta habitable, una forma de vida necesita regular los gases invernadero como el agua y el dióxido de carbono para mantener estable la temperatura de la superficie.

Por ejemplo, nuestro planeta está en una posición en el sistema solar que privilegia la formación de vida gracias a que hay un equilibrio en los elementos que hay en la atmósfera para que sea habitable, a diferencia de Venus o Marte que, aunque en algún momento pudieron tener vida en forma de microbios, los planetas sufrieron cambios cataclísmicos en su medio ambiente por lo que la vida no pudo sustentarse.

Aún a pesar de lo fatalista de esta teoría, aún es completamente plausible pensar que puede haber una buena cantidad de civilizaciones en la Vía Láctea y, de todas ellas, seguramente varias están haciendo esfuerzos por encontrar otras civilizaciones o, incluso, de alcanzarlas de algún modo.

Aún a pesar de todo esto, la Paradoja de Fermi continuara haciendo que nos cuestionemos sobre la posibilidad de la vida en otras partes del universo por mucho tiempo más.

Vía: www.sopitas.com

Loading Facebook Comments ...
error: