5 formas fáciles de cuidar tus pies para caminar todo el 2016

Son, sin duda, quienes más cargan con nosotros: los traemos de arriba a abajo, no los dejamos respirar, les exigimos de más, los trepamos a los tacones, los ponemos a correr largas distancias…

Además, no hay placer más grande que llegar a casa luego de un día agotador y consentirnos empezando por los pies. No se trata de que inviertas horas: con estos fáciles tips puedes darle un tratamiento de spa a tus pies todos los días. ¿Lista?
1. Circulación perfecta

No hay qué ser un genio para saber que los pies son la parte del cuerpo que más lejana está del corazón y, por lo tanto, no es fácil su irrigación sanguínea. Una manera de incrementarla, para que no estén hinchados, es que cada noche los sumerjas en una tina con agua caliente e inmediatamente después en una con agua fría; alternando de cuatro a seis veces. Así, tendrás una buena circulación.

 

1__

2. Camina descalza

Si haces yoga, o vives cerca del mar, basta con que camines sobre la arena o el césped de 20 a 30 minutos diarios. Esto también estimulará la circulación de tus pies y tendrás la sensación de estarles dando un masaje instantáneo. Puede ser también sobre una superficie de piedra suave. ¿Hay alguna sensación más placentera?
3. ¡Ponlos a bailar!

Si tu trabajo te exige estar sentada por horas, no olvides estimularlos haciendo movimientos circulares con los tobillos en sentido de las mancecillas del reloj y después en sentido contrario, durante diez veces, alternando cada pie. Aunque no lo creas, esto fortalecerá tus tobillos y te puede prevenir de tener un accidente cuando te subas a los tacones. Si lo haces de cinco a seis veces durante el día, mejor.
4. Tacones: tus frenemies

Te entiendo: los amas porque lucen divinos, pero el precio por utilizarlos tantas horas es muy alto. Bueno, no tiene por qué ser así. Una buena forma de usar tacones sin que sea un sufrimiento es que elijas siempre el número adecuado, y el tipo de zapato que se adecue mejor a tu pie; procura no utilizarlos con suelas delgadas y recuerda la regla básica: mientras más ancho el tacón, más cómodo estará tu pie.

4_

5. No los olvides por las noches

Así como usas crema de manos antes de dormir, puedes dedicar cinco minutos a darte un masaje relajante con tu crema hidratante habitual, y agregarle unas gotas de aceite de menta o lavanda que ayudará a destensar los músculos y a desinflamarlos. Después, puedes cubrirlos con unas calcetas calientitas y prepararlos para conquistar el mundo al amanecer.

Loading Facebook Comments ...
error: