7 Recetas de deliciosos pasteles de queso que no necesitas hornear

¿A quién no le gustan los pasteles de queso? Es un manjar muy difícil de resistir. Sin embargo, muchos no quieren prepararlos en casa porque piensan que es complicado hornearlos para que queden a punto. Tenemos una buena noticia: ¡existen pasteles de queso que no se hornean!

Pastel de queso tradicional

Pastel de queso tradicional

Necesitarás:

  • 300 g de galletas.
  • 100–150 g de mantequilla.
  • 500 g de queso crema.
  • 200 ml de crema para batir (33–35% de grasa).
  • 150 g de azúcar.
  • 20 g de gelatina.

Preparación:

  1. Vierte 100 ml de agua fría sobre la gelatina y déjala reposar durante una hora.
  2. Muele las galletas en la licuadora, a continuación, añade la mantequilla derretida y mezcla todo con precaución hasta obtener la masa.
  3. Ubica las galletas con la mantequilla en un molde con un diámetro de 24-26 cm dándole forma de base de pastel. Llévalo al refrigerador mientras preparas el relleno.
  4. Lleva la gelatina a ebullición pero no la hiervas. Deja que se enfríe.
  5. Bate la crema con azúcar.
  6. Añade el queso crema y mézclalo muy bien (puedes batirlo).
  7. Agrega la gelatina y mezcla.
  8. Ubica la crema sobre la base de galletas de manera uniforme y guarda el pastel en el refrigerador durante 3-4 horas.

Pastel de queso de chocolate

Pastel de queso de chocolate

Necesitarás:

  • 150 g de galletas.
  • 50 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar.
  • 120 ml de crema para batir.
  • 150 g de chocolate amargo.
  • 2 cdas. de chocolate en polvo.
  • 200 g de queso crema.

Preparación:

  1. Derrite el chocolate al baño María, enfríalo.
  2. Muele las galletas. Mézclalas con mantequilla derretida y una cucharada de azúcar. Remueve bien todo.
  3. En un molde, dale forma a las galletas para obtener una base para el pastel. Llévalas al refrigerador.
  4. Bate la crema, añade el chocolate derretido y luego el polvo de chocolate disuelto en una pequeña cantidad de agua caliente. Mézclalo todo con precaución.
  5. Bate el queso crema con azúcar. Júntalo con la masa de chocolate, mézclalo.
  6. Ubica la crema sobre la base ya fría. Lleva al congelador y deja reposar durante una hora.
  7. Luego mueve el pastel al refrigerador durante otros 30 minutos antes de poder partirlo en rebanadas.

Pastel de queso con arándanos y nueces

Pastel de queso con arándanos y nueces

Necesitarás:

  • 500 g de requesón.
  • 500 g de crema.
  • 1 taza de azúcar.
  • 200 g de nueces (de tu preferencia).
  • 100 g de arándanos o mermelada de arándanos.
  • 150 g de mantequilla.
  • 200 g de gelatina.
  • 150 g de dátiles o albaricoques secos.

Preparación:

  1. Muele las nueces, los dátiles y los albaricoques y mézclalos con mantequilla derretida, formando la base del pastel.
  2. Vierte 100 ml de agua fría sobre la gelatina y déjala reposar durante una hora.
  3. Bate el requesón, azúcar y la crema hasta obtener una masa homogénea. Añade la gelatina y mézclalo bien.
  4. Añade los arándanos o la mermelada, y vuelve a mezclar bien la crema.
  5. Vierte la mezcla sobre la base y deja que el pastel repose durante 3-4 horas en el refrigerador.
  6. Cuando la masa de queso se cuaje, el pastel estará listo. Puedes decorarlo con frutas frescas o mermelada.

Pastel de queso y plátano

Pastel de queso y plátano

Necesitarás:

  • 350 g de galletas.
  • 150 g de mantequilla.
  • 3 plátanos.
  • 2 cdas. de jugo de limón.
  • 450 g de requesón o queso crema.
  • 200 ml de crema para batir.
  • 2 cdas. de azúcar en polvo.
  • 1.5 cdas. de gelatina.

Preparación:

  1. Muele las galletas y mézclalas con mantequilla derretida.
  2. Forma la base del pastel con esta masa en un molde.
  3. Vierte 6-7 cdas. de agua caliente sobre la gelatina y mezcla hasta que se disuelva por completo.
  4. Licúa dos plátanos con el jugo de limón. Añade el requesón, la crema para batir y el polvo de azúcar. Bate todo bien hasta formar una crema y luego vierte poco a poco gelatina sin dejar de mezclar.
  5. Vierte la crema sobre el bizcocho de galletas y deja que el pastel se cuaje en el refrigerador durante 3-4 horas.
  6. Decora el pastel con las rebanadas de plátano restante.

Pastel de queso con leche condensada

Pastel de queso con leche condensada

Necesitarás:

  • 300 g de requesón.
  • 300 g de leche condensada.
  • 250 g de galletas.
  • 200 g de mantequilla.
  • 1.5 cdas. de gelatina.
  • 100 ml de crema para batir.

Preparación:

  1. Remoja la gelatina en la cantidad de agua que indique su empaque.
  2. Muele las galletas y mézclalas con la mantequilla derretida.
  3. Forma la base de pastel con las galletas y mantequilla.
  4. En una licuadora, mezcla la leche condensada, el requesón y la crema para batir. Añade la gelatina y mezcla todo bien otra vez.
  5. Vierte la crema sobre la base de galletas.
  6. Deja el pastel durante 3-4 horas en el refrigerador.
  7. Puedes decorarlo con frutas.

Pastel de queso con frambuesas en vasos

Pastel de queso con frambuesas en vasos

Necesitarás:

  • 9 galletas.
  • 150 g de frambuesas congeladas.
  • 2 cdas. de fécula de maíz.
  • 30 g de azúcar.
  • 300 g de queso crema.
  • 100 g de crema para batir de 30% de grasa.
  • 250 ml de agua fría.

Preparación:

  1. Muele las galletas.
  2. Calienta las frambuesas en una olla a fuego bajo.
  3. Escurre en un recipiente el jugo que liberaron las frambuesas, agrega en él la mitad de agua y luego la fécula de maíz, mézclalo bien.
  4. Agrega las frambuesas en el resto del agua, añade el azúcar y llévalas al fuego nuevamente.
  5. Cuando la mezcla se caliente bien, vierte en ella el jugo con la fécula de maíz, sin dejar de remover. Enfría la mezcla.
  6. Bate el queso crema agregando poco a poco la crema para batir hasta obtener una crema de queso.
  7. Ubica en el fondo de cada vaso galletas molidas, la crema de queso y el jugo de frambuesas. Repite nuevamente capa por capa: galletas, crema de queso, jugo de frambuesas.
  8. Decora con unas hojas de menta, frambuesas y crema.

Pastel de queso con mandarinas

Pastel de queso con mandarinas

Necesitarás:

  • 300 g de galletas.
  • 150 g de mantequilla.
  • 500 g de requesón.
  • 200 ml de 32-33% de grasa.
  • 150 g de azúcar.
  • 20 g de gelatina.
  • 4 mandarinas.
  • 1/2 taza de azúcar en polvo.

Preparación:

  1. Remoja la gelatina en 150 ml de agua y déjala reposar durante una hora.
  2. Muele las galletas y mézclalas con mantequilla derretida.
  3. Forma con la masa de galletas y mantequilla bases para nuestros pasteles en moldes pequeños. Enfríalas.
  4. Calienta la gelatina hasta que se disuelva.
  5. Bate el queso crema con la crema y azúcar hasta obtener una masa homogénea. Vierte la gelatina fría.
  6. En cada molde, vierte la crema y guarda los pastelillos en el refrigerador hasta que se cuaje.
  7. Espolvorea sobre las rebanadas de mandarina polvo de azúcar, y dentro de 30 minutos, cuando suelten el jugo, cocina a fuego lento durante 5-10 minutos.
  8. Vierte la salsa de mandarina sobre los pastelillos preparados y decóralos con unas rebanadas de fruta.

Vía: Genial

Loading Facebook Comments ...
error: