23 Superestrategias para memorizar fácilmente palabras extranjeras

estrategias-memorizarEl aprendizaje de un idioma es imposible sin memorizar nuevas palabras. Sin embargo, además del aprendizaje de memoria aburrido y banal, hay muchas maneras sencillas y eficaces de aprender palabras desconocidas.

Primero tienes que entender de qué manera percibes mejor la información. Si eres una persona con memoria auditiva, el método de leer las palabras repetitivamente funcionará para ti con menor eficiencia que el método de escuchar las palabras. Y puede ser que nunca pensaste en esto y sigues pasando horas mirando tu cuaderno sin entender por qué no puedes memorizar nada.

Estrategias tradicionales

1. Método visual.

Toma un cuaderno. Escribe las palabras en 2 o 3 columnas: palabra/traducción. Apunta a un lado sinónimos, antónimos y ejemplos de su uso. De vez en cuando lee tus listas, simplemente léelas, sin memorizarlas.

No sé cómo funciona exactamente, pero, por ejemplo, nunca pasé horas aprendiendo palabras nuevas en alemán, simplemente leía de vez en cuando mi libreta. El profesor nunca nos hacía dictados, nunca revisaba nuestro conocimiento de listas de palabras. Sin embargo, hasta la fecha recuerdo una gran cantidad de términos.

Como resultado, no te esfuerzas, no intentas absorber 100 palabras en 30 minutos, simplemente de manera gradual, de vez en cuando, recuerdas el material. Pero hay que advertir que debes ver estas palabras en libros de texto y artículos, es decir, además de leerlas en tu cuaderno debes activarlas de alguna manera.

2. Método de tarjetas

Este es el segundo método más popular. Recorta varias tarjetas o compra un bloc de notas. En una parte de la tarjeta escribe una palabra, en otra, su traducción. Los usuarios más avanzados pueden apuntar unos ejemplos. Revisa las tarjetas una por una, deja a un lado las que ya aprendiste bien. De vez en cuando repítelo para refrescar la memoria. La desventaja de este método es que si tienes muchas palabras qué aprender y poco tiempo, gastarás mucho tiempo en la creación de las mismas tarjetas.

Para hacer el proceso de aprendizaje más entretenido, puedes ubicarlas en conjuntos de 10 en distintas partes de tu casa para que de vez en cuando las encuentres y repases lo aprendido previamente. Para que el método les sirva a las personas con memoria auditiva, necesariamente tienen que pronunciar las palabras. Las tarjetas les gustan mucho a los niños, además, se pueden convertir en un juego entretenido.

3. Método de escribir.

Es una técnica clásica. Escribe la palabra que quieras aprender una y otra vez. Es perfecto para el aprendizaje de jeroglíficos chinos. La desventaja: es demasiado aburrido. Sin embargo, la eficacia de este método ha sido comprobada por siglos.

4. Método «Hoja a la mitad».

Es uno de mis favoritos. Doblas la hoja a la mitad. En un extremo escribes la palabra, en otro, su traducción. Rápidamente puedes comprobar si estás en lo correcto. Para mí, siendo una persona con memoria visual, el método funciona excelente porque memorizo con facilidad en qué parte de la hoja está escrita la palabra. La desventaja: te acostumbras a la secuencia de palabras.

5. Método de «Diseñador de interiores»

Si estás aprendiendo algún vocabulario en especial, algo que te rodea, puedes elaborar unas «etiquetas»: pegar papel adhesivo con nombres de objetos. También puedes pegarle a la pantalla de tu computadora las palabras más desagradables que tu cerebro no puede memorizar. La ventaja de este método: es divertido. La desventaja: el cerebro puede empezar a ignorar todas esas etiquetas y estarán colgadas por mucho tiempo.

Estrategias de optimización

6. Método de agrupar palabras según las características gramaticales.

Si tienes una lista de palabras grande, lo peor que puedes hacer es aprenderlas sin sistema alguno. Se puede y se tiene que organizar y agrupar. Por ejemplo, primero anotas los verbos, agrupándolos según su terminación; o apuntas los sustantivos según su género (masculino/femenino). Las palabras que no encajan en ningún grupo, formarán un conjunto aparte.

De esta manera, empezarás a ver la lógica del idioma que estás aprendiendo y memorizas las palabras en relación a las demás.

7. Método de agrupar palabras según su sentido.

Anotas y memorizas una palabra y su sinónimo/antónimo a la vez. Esta estrategia es actual tanto para principiantes como para los estudiantes más avanzados. Es decir, aprendiste la palabra «bien», averigua cómo decir «mal». Y si aprendes también «más o menos», «perfecto», «detestable», enriquecerás tu vocabulario increíblemente.

8. Método de aprender palabras según su morfología.

Organiza las palabras según su raíz, por ejemplo, «empleo/emplear/empleado», y así aprendes varias palabras a la vez relacionadas entre sí y pertenecientes a partes de la oración distintas.

9. Método etimológico.

Funciona bastante bien para aquellos que han aprendido varios idiomas. Cuando te dedicas a estudiar varios idiomas dentro de la misma rama lingüística, empiezas a ver raíces similares. En realidad, esto viene con la experiencia; desaparece la necesidad de aprender una enorme cantidad de palabras una vez más. En algún momento te das cuenta de que ya sabes lo suficiente. Y si entiendes que una palabra no te dice absolutamente nada, agarras un diccionario etimológico para investigar sus orígenes. Mientras lo estás haciendo, memorizas la palabra.

10. Cadenas de palabras.

Tomas una lista de palabras que necesites aprender y haces de ellas una historia (no importa que sea incoherente). De esta manera no aprenderás 30 palabras, sino 5 frases de 6 palabras cada una. Si empleas tu creatividad, puedes pasar el tiempo de manera muy entretenida y con beneficio.

Estrategias no tradicionales

11. Spaced Repetition (Repeticiones con intervalos)

Esta técnica de retener en la memoria las palabras consiste en la repetición del material aprendido por intervalos que cada vez aumentan. Instalas una aplicación en tu teléfono móvil la cual automáticamente te enseñará palabras en un orden establecido y con los intervalos necesarios. Puedes usar listas de palabras predeterminadas o crear propias.

Ventajas: realmente se graban en la memoria.

Desventajas: te toma mucho tiempo. Si ya memorizaste una palabra, seguirán apareciendo de vez en cuando listas diferentes.

La aplicación más popular de este método es Anki.

  1. Memrise.com

En Memrise también puedes aprender listas predeterminadas o crear tus propias. Si una palabra no se quiere memorizar categóricamente, puedes usar unas imágenes especiales entretenidas que son creadas por los usuarios del sitio que utilizan los métodos mnemotécnicos o cargar la tuya. También en Memrise se agregó una nueva opción: no solamente puedes escuchar la pronunciación de una u otra palabra, sino también ver un video de cómo la pronuncian los hablantes.

  1. Quizlet.com

Puedes crear tus listas y generar varias maneras de revisar tus conocimientos (test, escoge la opción correcta, deletrea, etc.). Es una buena manera para aquellos que les gusta comprobar sus conocimientos en forma de juego.

  1. Lang-8

El portal para trabajar en el lenguaje escrito para aquellos que ya dominaron las bases del idioma. Cada usuario escribe un texto en el idioma que está estudiando, y a continuación algún hablante nativo del idioma lo puede corregir.

Estrategias «mágicas»

Las estrategias mágicas son bastante empleadas por agentes de publicidad y especialistas de idiomas. Por lo general, se describen como «técnicas secretas de servicios especiales» que, objetivamente hablando, se encuentran en un sinnúmero de libros. Y suelen pedir grandes cantidades de dinero para enseñártelas.

  1. Mnemotecnia

Mnemotecnia es una de las maneras más populares de aprender que consiste en pensar en algunas asociaciones divertidas y absurdas a la palabra que no logras memorizar de ninguna manera. Apuntas una palabra y le inventas alguna asociación que debe ser muy fuerte y viva, pero a la vez que tenga una «llave» para el significado de cada palabra.

Para personas con memoria auditiva

Regla #1: Siempre pronuncia lo que estás aprendiendo. Si utilizas tarjetas, siempre léelas en voz alta. Si lees una lista de palabras, igual. Escucha las palabras, porque para ti es la mejor manera de recordarlas. Claro, tendrás que escribirlas también, pero aprenderás más fácil que si hubieras intentado memorizarlas en silencio.

  1. Escuchar las palabras.

Puedes escuchar audio listas de palabras y repetirlas junto con el locutor. Por lo general, los manuales buenos siempre van acompañados de contenido audio con listas de palabras. También puedes escuchar podcasts de calidad donde se hace un análisis detallado de cada diálogo.

En la página Forvo.com puedes escuchar la pronunciación de cualquier palabra tantas veces como lo necesites.

  1. Repetición múltiple.

Este método se parece al método de escribir palabras continuamente, es bastante aburrido y fastidioso, sin embargo, muy eficaz: repite lo que estás aprendiendo en voz alta una y otra vez. Se supone que una palabra puede considerarse aprendida si la utilizas 5 veces en un contexto. Por lo tanto, procura dar 5 ejemplos del uso de esa palabra. Por supuesto, en voz alta. Puedes reforzar el conocimiento al escribir la palabra.

Estrategia para aquellos que definitivamente no quieren trabajar con ninguna lista

  1. Lectura (mucha lectura).

Si tu nivel es bastante alto y no tienes una necesidad urgente de ampliar tu vocabulario, lo más sencillo es leer mucho. Puedes marcar las palabras nuevas e incluso apuntarlas (funciona mejor que cualquier otra estrategia, pero no a todos les gusta hacerlo). Al leer, aprendes a entender del contexto el significado de una palabra que no conozcas, te «llenas» de palabras y se convierten en un vocabulario pasivo. Sin embargo, la lectura no siempre ayuda a activarlas, es decir, para progresar en el aprendizaje del idioma, además de leer debes emplear algún otro método.

Puedes leer y hacer tus listas de palabras con ayuda de ReadLang.

Trucos importantes para todos

  1. Aprende palabras en un contexto.

No aprendas una lista simplemente así como está. Siempre aprende palabras en un contexto, elige ejemplos y expresiones. Trabaja con un diccionario.

  1. Aprende diálogos de memoria

Aprender de memoria algunos diálogos cortos o textos con vocabulario útil te ayudará a recordar y utilizar ciertas palabras a la hora que lo necesites. Sí, gastarás más tiempo y fuerzas en esto, pero a la larga en tu cabeza tendrás un conjunto de estructuras listas que utilizarás con gusto.

  1. Pide que alguien te revise.

Pídele a tu cónyuge/mamá/hijo/amigo que te haga preguntas y revise si sabes bien los significados de palabras que vienen en tus listas. Claro que no te van a calificar, sin embargo aparecerá el elemento de control y disciplina.

  1. Aprende lo que realmente necesitas.

En uno de mis manuales la palabra «azada» se encontró más pronto que las palabras «corto y largo». No aprendas «azadas» y otras tonterías innecesarias hasta que aprendas el vocabulario realmente actual y útil.

¿Cómo determinar la actualidad? Existe una gran variedad de manuales y listas de palabras tipo «1000 palabras más necesarias». Primero aprende las palabras más frecuentes de un idioma, y luego las «azadas», no antes. Si aún no has aprendido a calcular y no sabes bien los pronombres personales, es demasiado pronto para ti aprender los colores, por más que quieras hacerlo.

  1. Aborda el proceso de aprendizaje creativamente.

Si todo te molesta, las palabras no se memorizan y quieres cerrar todas tus listas de palabras, experimenta. A unos les ayudan los dibujos, a otros, dar vueltas por la casa y pronunciar palabras en voz alta, y algunos hablan con sus mascotas. Si algo llamó tu atención, que no te dé pereza revisarlo en un diccionario. Aprende lo que más te interese. No te centres en los métodos que no te sirven.

Vía: Genial

Loading Facebook Comments ...
error: