Léelo si no sabes qué hacer con tu vida

Foto Telemar

El agotamiento emocional no es un problema tan inusual. Sin embargo, la fatiga y las dudas (“¿Estaré haciendo lo correcto con mi vida?“, ”¿hacia dónde voy?”) son una buena ocasión para replantear tus prioridades en la vida.

Recuerdo que cuando apenas estudiaba en la universidad, creía que necesitaba elegir un trabajo que me hiciera feliz por los siguientes 50 años de mi vida o más. ¡Qué tarea tan difícil fue esa!

Sin embargo, en realidad no puedes saber con seguridad qué es lo que te alegrará durante toda tu vida. Incluso no puedes saber qué te hará feliz dentro de 5 años. Pero sabes qué te complace en este momento. Y si tu situación actual te frustra, debes seguir adelante. La vida consiste en probar cosas nuevas y darte cuenta de qué es lo que quieres ser ahora o en un futuro.

Aprende algunas sencillas verdades:

1. Nadie puede planificar su futuro.

Recuerda: tú no sabes qué es lo que te depara. La vida está llena de sorpresas y vueltas inesperadas. Sin embargo, si haces lo que te gusta, no importa si es tu trabajo o sólo un hobby, esto hará tu viaje por la vida mucho más divertido.

2. Puedes tolerar algunas incomodidades.

A veces no estamos conformes con algo. Por ejemplo, no nos alcanza el dinero para todo aquello que queremos probar. Si realmente deseas algo, tendrás que sufrir algunos inconvenientes en tu camino a la meta. Por ejemplo, yo quiero tener un trineo de perros para participar en una carrera en Alaska. Para esto tuve que dejar mi vivienda cómoda y limpia en la ciudad y moverme a Alaska. Muchas veces enfrentamos la falta del agua o fallas con la electricidad y nuestra cabaña es más pequeña que la casa que teníamos antes. Sin embargo, no nos enfocamos en estas incomodidades porque vivimos en un lugar hermoso y estoy a punto de cumplir mi sueño.

3. La vida cambia, y es mejor aprender a cambiar junto a ella.

Cualquier cosa puede pasar. Hace tiempo creía que lo tenía todo: un trabajo excelente, una casa hermosa en el bosque. Pero luego me despidieron, perdí mi casa y cumplí 40. Y todo esto sucedió en la misma semana. Luego descubrí que estaba embarazada. Así que aquella semana fue llena de eventos. Pasé un par de días deprimida, acostada en el sofá, y luego hice un plan y me mudé a Alaska. Tienes que saber usar las circunstancias a tu favor. Cada problema es una oportunidad para algo más grande.

4. Aplazar las acciones no es la mejor estrategia.

No nos volvemos más jóvenes. Lastimosamente, así es la vida. Si no empiezas a aprovechar el tiempo y a cumplir tus sueños, te arriesgas a quedarte al final de tu vida con nada. Si seriamente sueñas con lograr algo, mejor empieza a actuar. Los primeros pasos son los más difíciles, pero es mejor que te despegues del Internet y empieces a darlos ahora. No avanzarás ni un milímetro si te la pasas pensando en las metas que pudiste haber alcanzado.

5. Las preguntas te ayudarán a entenderte.

Dedicar un poco de tiempo para ti mismo es buena idea. Puedes hacerte preguntas verdaderamente importantes. Y preguntas sencillas. Sirven para que te autocomprendas. Te ayudarán a meditar, a hacer una lista de las actividades que te interesan y qué es lo que podrías hacer si tuvieras dinero y tiempo suficiente. Soñar en grande es difícil pero es importante. Calma tu mente con sus eternos “peros“ y piensa en eso.

6. No hay necesidad de precipitarse.

Si tienes un trabajo o un hobby que te interese, intenta hacerlo de manera voluntaria y desinteresada simplemente para entender si te agrada y si te gustaría dedicarte a esto más adelante. Incluso los sueños más grandes y atrevidos no sirven de nada si no actúas para hacerlos realidad ganando algo de experiencia. A veces creemos que queremos dedicarnos a algo pero al probarlo una vez, nos damos cuenta de que puede tratarse de una cosa distinta a la que pensábamos. Es muy importante probar antes de cambiar la vida drásticamente persiguiendo perspectivas dudosas.

7. Es importante tener un ahorro.

Si tienes que moverte de casa o inscribirte a unas clases para cumplir tu sueño, será mejor que primero ahorres algo de dinero. Trabajé durante años para que mi currículum fuera lo suficientemente impresionante para poder redactar mis artículos desde mi pequeña cabaña, recibir dinero por eso y cubrir los gastos necesarios y la comida de los perros. ¿Me gustaría que las carreras de trineo de perros me generaran ingresos? Claro. Sin embargo, apenas estoy creando y entrenando mi equipo, por lo tanto es imposible. No tengo experiencia en eso, pero tengo reputación de escritora. De esta manera me dedico a un trabajo que me gusta para poder solventar los gastos del otro.

8. ”Sí” a nuevas oportunidades.

Puede ser que la oportunidad de cambiar tu vida esté frente a tu nariz y simplemente no te des cuenta de su existencia y la dejes ir. No pierdas las oportunidades. A veces se presentan a la hora inadecuada, pero no es algo en lo que puedas influir. Sin embargo, sí puedes abrirle la puerta, si no, la oportunidad se va a tocar la puerta de alguna otra persona.

Cuando intentes entender qué hacer con tu vida, recuerda lo más importante: la falta de acciones no es una acción en sí. Tomar decisiones y probar es lo más importante, incluso si en ocasiones no estás a gusto con ellas. Al final de la vida no te arrepentirás por haberte arriesgado y fracasar. Te arrepentirás por no haber intentado nada.

Apaga tu computadora y empieza a vivir.

Vía: Genial.Guru

Loading Facebook Comments ...
error: