La secuestraron a los 12 años y fue violada 43.200 veces. Fue rescatada y ahora cuenta su historia

Foto Telemar

Ella relata que cayó en las manos de los traficantes de personas cuando tenía 12 años, mientras esperaba sus amigos en una estación del metro en la Ciudad de México.

Karla Jacinto se encuentra contando su historia, cuando le dice al reportero un dato que minutos más tarde va a estremecer a todo el mundo: 43 mil 200. Según la percepción de la mexicana, ese es el número de veces que fue violada después de caer en las manos de traficantes.

Ella dice que hasta 30 hombres por día, los siete días de la semana, durante gran parte de cuatro años; la cantidad es enorme. Karla dijo que ella fue abusada desde que tiene memoria y que se sentía rechazada por su madre.

“Vengo de una familia disfuncional. Fui abusada sexualmente y maltratada desde la edad de 5 años por un pariente”.

Cuando tenía 12 años, se convirtió en objetivo de un traficante que la atrajo usando palabras amables y un auto rápido. Ella dijo que estaba esperando a algunos amigos cerca de la estación del metro en la Ciudad de México. Minutos más tarde un hombre de mayor edad le empezó a hablar y le dijo que era vendedor de autos usados.

Al hombre de 22 años no le costó mucho atraerla, su auto lujoso y sus invitaciones para ir a dar un paseo a otros estados, como Puebla, bastaron para que ella saliera con él.

“Viví con él por tres meses y durante ese tiempo me trató muy bien. Él me amaba, me compraba ropa, me daba atención, me traía zapatos, flores, chocolates, todo era hermoso”.

Sin embargo, ella declara que hubo muchas advertencias. Su novio solía dejarla sola durante días, sus primos llegaban con chicas diferentes cada semana, y cuando ella preguntó en qué trabajaban, su novio le dijo la verdad: “Ellos son proxenetas”.

“Días después me empezó a decir todo lo que tenía que hacer; las posiciones, las cosas que tenía que hacer con los clientes y por cuánto tiempo, cómo tenía que tratarlos y cómo tenía que hablarles para que me dieran más dinero”.

La primera vez que trabajó como prostituta fue en Guadalajara, una de las ciudades más grandes de México.

Relata que comenzó desde las 10 de la mañana y terminó a la medianoche durante una semana. Veinte personas por día.

“Algunos hombres solían reírse de mí porque yo lloraba. Tenía que cerrar mis ojos para no ver qué me estaban haciendo, así no sentiría nada”.

La historia continúa con las ciudades a las que la mandaron, para ella no había días libres. Fue obligada a atender a por lo menos 30 clientes al día, siete días a la semana. Maltratos y vejaciones se transformaron en su vida cotidiana, fueron cuatro años de infierno para ella.

Karla fue mamá cuando tenía 15 años. Tuvo una niña con el proxeneta que utilizaría a la bebé para amenazarla: si ella no cumplía con todos sus deseos, él le haría daño, lo mataría. Él se llevó al bebé lejos de ella un mes después de que naciera y a Karla no se le permitiría verla de nuevo hasta que tuviera más de un año de edad.

Karla Jacinto finalmente fue rescatada en el 2006 durante una operación contra el tráfico en la Ciudad de México. Ella aún era menor de edad, apenas tenía 16 años cuando todo terminó, ahora tiene 23. Se ha convertido en una defensora directa contra el tráfico de personas, contando su historia en conferencias y eventos públicos.

Incluso relató sus vivencias al Papa Francisco y al Congreso de Estados Unidos.

FUENTE: UPSOCL

Loading Facebook Comments ...
error: