Día de muertos y la degustación del pibipollo, continúa siendo un fuerte lazo de unión familiar

Foto Telemar

Un lazo de unión familiar ha resultado ser el día de muertos con la preparación de los tradicionales pibipollos el 1ro de noviembre, y que posteriormente termina en toda una fiesta a la hora de disfrutar este platillo que encabeza los altares de los campechanos.

Hombres y mujeres, chicos y grandes, colaboran todos en este festejo que ha trascendido de generación en generación, aunque es una realidad que actualmente, son pocas las familias de las zonas urbanas las que elaboran los pibipollos como lo hacían los antepasados, desde escoger el mejor maíz para la masa, hasta enterrarlos.

La familia Yeh Euan, es una de las privilegiadas de la ciudad que continúa conservando esta hermosa tradición, y es que para ellos, el ritual del día de muertos comienza mucho antes del primero de noviembre en que hacen el pibipollo, pues todos colaboran para elegir con anticipación los mejores ingredientes que llevará su platillo.

El padre José Luis Yeh Euan, cabeza de esta familia, compartió el festejo que representa el Día de Muertos para sus hermanos, sobrinos y amigos al sentarse a la mesa y finalmente ver el fruto del trabajo en equipo que calificó como escuela de padres y abuelos.

El momento de la comida se vuelve el mejor espacio del día, donde los integrantes de la familia conviven por horas en una amena plática como pocas veces quizá se puede ver en el año, pues los quehaceres cotidianos en muchas ocasiones son un impedimento.

El párroco de la iglesia de Dzibalché, significó que actualmente y por desgracia esta tradición ha disminuido su número de representantes, pues las nuevas generaciones se han ido olvidando del festejo, y más aun de cómo elaborar los pibipollos.

Loading Facebook Comments ...
error: