Trump enfrenta el rechazo de latinos

Foto Telemar

El tercer debate televisado de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca destacó por tener un perfil más económico que los anteriores y porque, por primera vez, el empresario inmobiliario Donald Trump no llegó como favorito.

Además, el que comenzó las precampañas como más probable ganador, el exgobernador de Florida, Jeb Bush, encara rumores de que tuvo que hacer recortes de sueldo a su equipo de campaña, síntoma de que las posibilidades de sostener una larga contienda con los otros nueve candidatos republicanos mejor situados se reducen peligrosamente.

A la cabeza de las encuestas se encuentra el neurocirujano Ben Carson, que debate tras debate, con declaraciones que hablan al público conservador y sin enzarzarse en peleas con otros candidatos, ha conseguido apuntarse el atril de favorito.

Una encuesta publicada el martes por The New York Times y la cadena CBS News situó a Carson con 26% de las preferencias, y a Trump con 22%, seguido de lejos por el senador Marco Rubio, con 8%, y Bush, con 7 por ciento.

A la caída en las encuestas, Trump debió enfrentar también el rechazo de hispanos reunidos en Boulder, Colorado, sede del debate.

Los latinos sentenciaron en una reunión realizada el martes que si el empresario es elegido candidato republicano a la Presidencia, los demócratas ganarán la Casa Blanca.

“Vamos a dejarlo muy claro: si Trump es el candidato del Partido Republicano, no va a tener nuestro apoyo. No vamos a trabajar para elegirlo”, dijo al sitio Politico.com Alfonso Aguilar, jefe de la Asociación del Proyecto de Principios de América Latina y director de la Oficina de Ciudadanía en el gobierno de George W. Bush.

“Si Trump es el candidato, el Partido Republicano va a perder la Casa Blanca en las próximas elecciones. Trump está fuera, lo hemos excomulgado”, agregó Aguilar.

Rosario Marin, la mexicana que llegó a Estados Unidos a los 14 años y que logró ser secretaria del Tesoro en el gobierno de Bush, advirtió a los candidatos republicanos que los hispanos no olvidarán los insultos contra los migrantes durante las elecciones primarias.

“Tal vez algunos candidatos creen que vamos a olvidar. Déjenme ser clara como el cristal: no lo haremos”, dijo la política, quien también se negó a pronunciar el nombre de Donald Trump porque, dijo, ensuciaría su boca.

Fuente: EXCELSIOR

Loading Facebook Comments ...
error: