Pemex reporta aumento de 56% las tomas clandestinas

Foto Telemar

En lo que va del año, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró un total de tres mil 93 ataques a su infraestructura de ductos por parte de la delincuencia organizada, para el robo de hidrocarburos, pues aun cuando ha implementado una serie de estrategias que buscan evitar este tipo e ilícitos, esto no ha sido suficiente y el problema se mantiene con impactos negativos para la petrolera.

Así, el daño a los ductos que ha alcanzado la empresa es 56 por ciento más alto en comparación a mil 981 perforaciones ilegales que fueron encontradas y clausuradas en el mismo periodo de 2014, es decir, ya se encontraron mil 112 tomas clandestinas más.

Datos de Pemex detallan que si se compara con los mil 504 ataques de los primeros siete meses de 2013, la cifra que actualmente ya registró la empresa es 105 por ciento más alta, lo que significa que esta tendencia va en aumento, sin que las autoridades policiacas o militares puedan evitar su constante aumento.

De acuerdo con empresarios gasolineros, esta tendencia ha generado que la delincuencia organizada mantenga el control de al menos 20 por ciento del mercado de gasolinas en México, lo cual ha repercutido no sólo en las ganancias de Pemex, sino de los distribuidores.

Cabe mencionar que en lo que va del año, esta situación ha generado un fuerte desabasto en algunos estados del país, tal es el caso de Tlaxcala, Puebla, San Luis Potosí, Aguas calientes, Colima, Coahuila, Chihuahua y ciudades como Guadalajara, Monterrey.

Pemex ha reconocido que la falta de suministró suficiente en algunas ciudades, también tiene que ver por el manteamiento de su complejo refinador de Cadereyta y Salamanca, como ocurrió en meses pasados. Sin embargo, el mayor problema tiene que ver con el aumento de tomas clandestinas en algunos de sus principales ductos como el que corre de la Refinería de Minatitlán a la Ciudad de México, además del que va de Ciudad Juárez a Chihuahua; Cadereyta a Gómez Palacio y Salamanca a Guadalajara.

Debido a esto, la empresa requieren deocho a diez horas para reparar las perforaciones, así como dos horas más para alcanzar la presión que requiere el ducto para un total de 12 horas en los que la infraestructura se encuentra paralizada lo que no permite que el abasto a las estaciones de servicio se dé con la normalidad afectando con ellos a los consumidores finales.

FUENTE: EXCELSIOR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: