fbpx

Equinoccio en Edzná: pocos asistentes por falta de difusión

Foto Telemar

La luna fue testigo de honor del cierre de actividades que autoridades del INAH y la secretaría de turismo realizaron con motivo del equinoccio de primavera de este 21 de marzo.

La tradición maya dice que en este día, es clave pues señala la preparación de la tierra para la siembra. Los astros les señalaba el tiempo exacto, en que iniciaría la primavera.

En nuestros tiempos, se sigue rindiendo cuentas a la observación milenaria. Este sábado, se realizó una ceremonia maya con la presencia de un curandero conocido como «H’men» inició el programa vespertino en que se dieron cita campechanos y turistas de todas las edades.

Llamado también, «El día igual» porque el día y la noche duran el mismo tiempo, el equinoccio, es un fenómeno en el que el sol se coloca exactamente por encima del ecuador, provoca que la duración del día y la noche sean exactamente iguales. Esto ocurre dos veces al año, en primavera el 21 de marzo y en otoño el 23 de septiembre.

Esta vez, Edzná recibió a gente de todas la edades, pero debido a la poca difusión que se dio al evento, la afluencia no fue la misma de años pasados; por lo menos 30 personas escucharon las conferencias «Equinoccio de Primavera: función agrícola y astronómica» y «observación del cielo y de los cuerpos celestes de la época prehispánica».

En la explanada principal se presentó una estampa musical maya a cargo del ballet del ayuntamiento de Campeche que poco lució ante la falta de organización y a oscuras se dejó escuchar.

La noche concluyó con el ya conocido espectáculo de luz y sonido de la zona arqueológica de Edzná. Así concluyeron las actividades conmemorativas al equinoccio, que enmarca el final del invierno y el inicio de la primavera.

Antes, durante la mañana se realizaron visitas guiadas y talleres infantiles.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: