fbpx

Pobladores de Bolonchén liberan carretera: crónica

Foto Telemar

La tarde del primero de noviembre marcó y cambió la vida de Bolonchén de Rejón, en Hopelchén.

La muerte de un hombre a mano de policías marcó la pauta de una lucha en busca de justicia que hasta el momento está a medias. Los 6 policías tras las rejas no fueron suficientes; el presidente tendrá que aparecer y renunciar; o ser destituido.

Dos no daban la cara luego de ese fatídico día:

•El presidente de la Junta municipal de Bolonchén Pedro Osorio Zapata

•Y el secretario Jeú Azael Chablé.

Su desinterés motivó a que la gente tomara la decisión, desde el lunes 3 de noviembre, de bloquear el acceso con la finalidad de presionar a que aparezcan quienes se encontraban escondidos luego de la muerte de Denis Abraham Canché.

Para este momento del miércoles 5 de noviembre, ya se advertía de la presencia de 3 bandos diferentes: Los que bloqueaban, los que no estaban de acuerdo y los afectados, dentro de los cuales se encontraban turistas.

No importando cualquier grupo, la petición era la misma: que las autoridades vayan a Bolonchén para dialogar y solucionar esto de una vez por todas.

Luego de la última reunión con autoridades de gobierno en la que no se llegó a nada, el miércoles fue el día de mayor tensión en Bolonchén.

5 días después de la tragedia, los ánimos subieron de tono hasta llegar al enfrentamiento verbal contra el comisario, la única autoridad en el pueblo.

Esta inconformidad se debió por supuestas declaraciones donde se dice que no había bloqueo. Lo que causó el enojo de algunos porque dentro de los camiones atrapados, había una camioneta de valores y dos pipas de gas. Una parte del pueblo ya exigía a gritos que dejaran ir a los transportistas. Pero también, a gritos, el pueblo decidió: «NADIE ENTRA, NADIE SALE».

El comisario intentó liberar a los traileros y ellos se movilizaron. Intentaron quitar los restos carbonizados del interior del palacio quemado para que sus camiones puedan pasar. Los grandes vehículos arrancaron motores y emprendieron la marcha. Todos temían lo peor.

Con su investidura de autoridad, el comisario abordó un camión pensando que su presencia sería suficiente para abrir el paso al convoy de camiones. No fue así, y de nuevo quedaron varados justo frente al boqueo.

En medio de esta situación, que por momentos se adquirió un tono de peligro, en un giro inesperado el Secretario de la junta municipal ¡apareció! De la mano de su esposa y amigos marchó temeroso hasta el bloqueo.

Una vez ahí, inició el diálogo. Se pidieron disculpas, la gente habló y se le escuchó; pero la propuesta de mantener su cargo al presidente de la junta, no procedió.

Hasta este momento no hubo cambios. Horas más tarde, sin previo aviso las carreteras se abrieron. Pero a todo esto ¿Dónde está la familia?

Al final del día, la familia Canché Trejo está en medio del conflicto. Ni con unos, ni con otros. Están a solas con su luto y el dolor de lo que nadie les podrá devolver.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Loading Facebook Comments ...
error: